Pragmatismo o traición
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pragmatismo o traición

COMPARTIR

···

Pragmatismo o traición

12/07/2018
Actualización 12/07/2018 - 12:47

Los gobernadores del PRI y del PAN se pusieron varias camisetas en las pasadas elecciones, la del partido en el que militan y que los encumbró en esa envidiable posición, y la de Morena, con el velado apoyo a sus candidatos.

La aseveración se sustenta en varios factores, desde declaraciones de priistas y panistas, hasta evidencias del doble o triple acuerdo que hicieron los mandatarios estatales.

Morena pintó de marrón al país, la radiografía del voto a nivel nacional es contundente. En 2012 el PRI, con Peña Nieto, ganó en la mayoría del territorio nacional, y Andrés Manuel López Obrador, con el PRD, se hizo fuerte en el centro y sur; en 2018 prácticamente desaparecieron estos tres institutos políticos.

Ante este nuevo espectro político nacional, los gobernadores tenían demasiada información de que tenían que chaquetear para mantenerse vigentes y con interlocución con el nuevo gobierno federal; a esto ellos le llaman pragmatismo, yo le digo traición, en virtud de que no pusieron todos los recursos con los candidatos de la coalición, ya sea la de Por México al Frente (PAN-PRD-MC) o Todos por México (PRI-PVEM-Nueva Alianza).

En el norte, la operación política de Morena estuvo comandada por Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, quienes con ese colmillo retorcido que tienen se acercaron a los mandatarios de las siete entidades fronterizas. Claro que hubo otros personajes de Morena, pero estos jugaron un papel fundamental en la cooptación de los jefes del Ejecutivo estatal.

Para nadie es un secreto que es complicado ganar elecciones en las entidades si el gobernador en turno no apoya a los candidatos; y aunque esté muy desprestigiado ante sus gobernados, tiene la capacidad de movilización y sobre todo de soltar el billete necesario para el día de la elección.

Así las cosas, por ejemplo, en Sinaloa el priista Quirino Ordaz Coppel hizo una jugada de tres bandas con el apoyo que le dio al candidato de Morena para el Senado, Rubén Rocha Maya, quien por cierto fuera su coordinador de asesores, y con ello hizo a un lado a Héctor Melesio Cuén Ojeda, candidato sempiterno que con su partido local, el Sinaloense (PAS), y con los vastos recursos que tiene producto de su paso por la rectoría de la UAS, es muy atractivo para coaligarse con otras fuerzas políticas, en esta ocasión lo hizo con Por México al Frente (PAN-PRD-MC).

También sacó de la jugada a Manuel Clouthier Carrillo, candidato independiente al Senado y que para muchos era el sucesor natural de Quirino Ordaz, y por si fuera poco, sin querer queriendo, quitó del camino de la sucesión al candidato priista Mario Zamora Gastélum.

Como esta historia hubo más de las que nos imaginamos en otros estados en donde el PRI, el PAN y claro, el PRD, fueron traicionados por sus militantes más destacados.

Por supuesto, esta pérdida de votos repercutió de forma notable en la suma total de apoyos para Ricardo Anaya y para José Antonio Meade.

En el PAN las cosas no fueron diferentes, y salvo el gobernador de Querétaro, los demás mandatarios emanados de sus filas, particularmente los de Durango, Tamaulipas, Aguascalientes, Baja California Sur, Puebla y Quintana Roo, jugaron las contras a su partido, orillados más por el rechazo al 'joven maravilla' que por simpatías a los candidatos de Morena.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.