Mucho ruido y pocas nueces
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mucho ruido y pocas nueces

COMPARTIR

···

Mucho ruido y pocas nueces

27/09/2017
1
 

 

sismo
,

Los sismos no sólo trajeron desgracia y destrucción al país, también provocaron lo que parecía imposible: terminar con que el Estado mantenga a los partidos políticos. Todos los partidos están de acuerdo en que se acabaron los tiempos de vivir del presupuesto público. Todos se pronuncian por cero recursos públicos a ellos. Todos coincidieron, pero cada quien a su manera ha puesto tantos condicionamientos, que será muy difícil lograr un acuerdo para que salga la reforma constitucional que proponen.

Nadie tuvo alternativa para opinar lo contrario, la corriente que inició el PRI ayer, al solicitar formalmente al INE la renuncia a sus prerrogativas pendientes por ejercer de 2017 y, posteriormente, pronunciarse por rechazar el financiamiento público a ese partido, creció como una gran ola en donde de inmediato el Frente Ciudadano por México, integrado por el PAN, PRD y MC, se sumó con algunos matices relevantes.

Primero exigen que se cree un Fondo Nacional de Reconstrucción, que lo administre una contraloría ciudadana y que se constituya por 60 mil millones de pesos, que se integraría por ahorros presupuestales en los tres niveles de gobierno y por los recursos públicos que dejarán de percibir los institutos políticos; además, el plan de austeridad
–plantearon– alcanzaría a los poderes Judicial y Legislativo.

Tanto Ricardo Anaya, como Alejandra Barrales y Dante Delgado, coincidieron en señalar que no confían en que el gobierno de la República maneje los recursos que liberan los partidos políticos, al tiempo de exigir que se apriete más el cinturón el gobierno al reducir su Presupuesto de Egresos en un monto de 40 mil millones, que será producto de la eliminación de 50 por ciento de plazas de mandos superiores, terminar con la partida de honorarios, de gastos médicos y una sustancial reducción en el gasto de publicidad, entre otros rubros.

Este toma y daca entre el PRI y el Frente pone en entredicho el acuerdo parlamentario que se necesita para generar una reforma constitucional que dé luz a terminar con el financiamiento público a los partidos políticos, ya que aunque ambas fuerzas saben que sus propuestas requieren de los votos de las dos terceras partes de los 500 diputados, todo indica que el encontronazo se dará en trabajo en comisiones, particularmente en la de Presupuesto y Cuenta Pública, que preside el priista Jorge Estefan Chidiac.

En este caso lo interesante será saber qué o hasta dónde están dispuestos a ceder, porque en una lógica de negociación no se puede llegar a la mesa sin estar dispuestos a cambiar o retroceder, y menos se puede lograr esto si se cae en posturas triunfalistas, como al menos lo ha mostrado el panista Marko Cortés, cuando en la presentación de la propuesta del Frente señala que están a punto de ver un triunfo más.

En verdad estarán triunfando con querer imponer sus propuestas por el sólo hecho de estar integrados por tres fuerzas políticas. Acaso la voz de los otros partidos, que en conjunto tienen la mayoría, no vale; acaso se pretende desconocer que del otro lado también hay propuestas y son muy válidas, o acaso no se dan cuenta de que en estos momentos lo que importa son los acuerdos y no los protagonismos. ¿O eso de querer ayudar es mera postura política?

Por cierto, lo que se nota es que los frentistas quieren arrogarse la voz de los ciudadanos al hablar en su nombre, lo cual los deja muy mal parados. Primero porque muy pocos ciudadanos creen en los partidos políticos y segundo porque dirigentes como Ricardo Anaya y Alejandra Barrales aún no han explicado cómo le hacen para adquirir departamentos en Miami o tener una riqueza inmobiliaria incalculable; es decir, hay desconfianza en ellos.

Por lo demás, lo único que faltó pedir al Frente es que la administración pública se inmovilice para dar entrada a un nuevo gobierno, con ellos por delante, así, de facto y sin votos de por medio. Esa es su propuesta, su lógica, vamos a ver que dicen en el PRI o en Morena, pero deben recordar que en este asunto hay miles de damnificados que esperan soluciones prontas. En fin, por ahora hay mucho ruido y pocas nueces.

,

También te puede interesar:
Reconstrucción, en manos del Legislativo
El poder de la juventud
Solidaridad y unidad

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.