La decena trágica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La decena trágica

COMPARTIR

···

La decena trágica

21/06/2018
Actualización 21/06/2018 - 10:58

Sólo son 10 días los que faltan para el día D, y serán los más aciagos en virtud de que se aprovechan para lanzar los torpedos que den en la línea de flotación del enemigo.

Así es, la guerra sucia en todo su esplendor. Hay periódicos, como Reforma, que se ha caracterizado por publicar en la víspera de las elecciones, ya sean estatales o federales, noticias amarillistas y alarmantes, las fake news, contra candidatos del PRI o del propio gobierno y que a la postre son falsas.

Ahora también se usan las encuestas como herramientas de propaganda. Ya es usual observar, por ejemplo, cómo en el posdebate algunos medios publican como su nota principal que ganó determinado candidato, basados en sondeos 'patito'. Y qué decir de las filtraciones de conversaciones o la difusión de videos comprometedores.

Todo se vale en la lucha por el poder y más ahora que, a pesar de lo que digan las encuestas, todavía no está definida la elección por la presidencia de la República.

Tanto AMLO como Meade y Anaya pelean palmo a palmo los estados en donde habrá elecciones para gobernador, y por supuesto se concentran también en aquellas entidades que tienen los padrones electorales más altos, como el Estado de México, la Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Puebla, Guanajuato y Nuevo León.

De igual manera las campañas locales se intensifican y los candidatos cierran filas con sus simpatizantes para alzarse con la victoria.

Sin embargo, nadie ni nada superará las 114 muertes que hasta la fecha ha dejado como saldo esta contienda electoral.

De hecho, el ambiente poselectoral se antoja harto complicado en varias regiones del país, y si pierde Andrés Manuel López Obrador, pues “las cosas se pondrán feas”.

En los cuarteles generales, léase en los war room de los presidenciables, están en alerta máxima para la operación político-electoral del 1 de julio, y no se diga en la residencia oficial de Los Pinos y en Gobernación, en cuanto a mantener precisamente la gobernabilidad y la paz social.

Y en donde ya se observa la tensión es precisamente entre los integrantes de la cúpula del INE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que calificará la elección, porque no dude estimado elector que gane quien gane la elección se definirá en los tribunales.

Hemos insistido en este espacio que los siete magistrados del TEPJF perdieron un tiempo valiosísimo al no consolidar la credibilidad de ese Tribunal ante la opinión pública, por falta de definiciones en su actuación, principalmente por parte de su presidenta, Janine M. Otálora Malassis, así como de algunos yerros en los fallos emitidos y, sobre todo, por su eterna pugna con el INE.

A partir del 2 de julio los reflectores del país estarán alumbrando la sala superior de ese órgano especializado y seguirán al detalle las ponencias, así como el dictamen correspondiente a la calificación de la elección.

De sus instalaciones amuralladas saldrá el humo blanco que anunciará al nuevo presidente de la República, quien no sólo tendrá que esforzarse por procurar la unidad nacional, sino que enfrentará la permanente amenaza que representa Donald Trump.

Y será entonces que vivirá en carne propia aquella máxima popular, de que no es lo mismo ser cantinero que borracho.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.