Gobernadores al rescate
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobernadores al rescate

COMPARTIR

···

Gobernadores al rescate

05/07/2018
Actualización 05/07/2018 - 10:44

Luego de la desastrosa derrota sufrida por el partido en el poder, llama la atención que los tecnócratas quieran mantener el control del PRI, cuando fueron ellos, comandados por el primer priista, los causantes de poner a ese organismo político al borde de la extinción.

Con la pérdida de la presidencia de la República y con una presencia nimia en las cámaras de Senadores y Diputados, los priistas se deben reagrupar en torno a otros liderazgos que tienen, como son los gobernadores.

Aunque hay que decirlo, el rechazo que tiene el tricolor entre la ciudadanía es mayúsculo y no se observa, por lo menos en el mediano plazo, cómo revertir esa percepción.

Lo único que les queda es que sus militantes que aún conservan alguna posición de poder hagan un papel ejemplar y con ello rescatar un poco del prestigio perdido ya hace algunos ayeres.

De hecho, el Revolucionario Institucional aún tiene 12 gobernadores que van a continuar en el cargo, la mayoría de ellos mantiene un porcentaje aceptable en cuanto a la aprobación de sus gobernados se refiere, como pueden ser los mandatarios de Hidalgo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Campeche.

Alfredo del Mazo, Quirino Ordaz, Rafael Alejandro Moreno, Miguel Riquelme, Ignacio Peralta, Héctor Astudillo, Omar Fayad, Alejandro Murat, Juan Manuel Carreras, Claudia Pavlovich, Marco Antonio Mena y Alejandro Tello son esos mandatarios estatales que, sin duda, pueden tomar la batuta de lo que queda del PRI. Claro, todos le deben su lealtad al presidente de la República, ya que los apoyó para llegar a los cargos que tienen; sin embargo, con visión de largo alcance, deben intervenir a la brevedad.

En el PAN las cosas no son diferentes, ante la terquedad de Ricardo Anaya de mantenerse al frente del partido, no obstante que es el principal culpable de la debacle azul. Los gobernadores panistas deben encabezar ese liderazgo que tanto se necesita y asumir el control, al tiempo de convocar a todos los militantes para que, a través de un proceso democrático, elijan a la nueva dirigencia.

Martín Orozco, Francisco Arturo Vega, Carlos Mendoza, Javier Corral, José Rosas, Antonio Echeverría, Francisco Domínguez, Carlos Joaquín González (PAN-PRD) y Francisco García Cabeza de Vaca deben anteponer los intereses del grupo político que representan, y de igual manera que sus pares priistas, rescatar a sus partidos de su muerte política.

Mientras tanto, diremos que el PRI, como el PAN, va en camino de engrosar las filas de la chiquillada, aquellos partidos políticos que en cada elección está en juego su registro.

En el PRD ya no tienen gobernadores, bueno, sólo Silvano Aureoles, aunque con su respaldo a Meade en plena campaña ya no lo ven pintado de amarillo.

Este partido no tendrá que esperar a que lo rescaten, ya que sus días están contados en virtud de que tiene problemas para mantener su registro, y perdieron su bastión más relevante: la capital del país.

El daño hecho al PRD por parte de Alejandra Barrales y de Miguel Ángel Mancera es de consecuencias fatales. Ellos fueron los autores de la conformación de la 'alianza de la extinción' con sus adversarios ideológicos por antonomasia. Veremos en qué termina la crónica de una muerte anunciada, mientras tanto seremos testigos de cómo recomponen el entuerto en el que están metidos el PRI y PAN, que por cierto, ahora más que nunca, se necesitan auténticos partidos de oposición para que sirvan de contrapeso al poder omnipresente del nuevo presidente de la República.

La rebatinga por el control del PRI y del PAN será de pronóstico reservado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.