El diálogo de Acapulco
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El diálogo de Acapulco

COMPARTIR

···
Opinión

El diálogo de Acapulco

23/01/2018
1


Meade
,

El domingo estuvo el precandidato de la coalición Todos por México en Acapulco, en un evento con la militancia de Nueva Alianza (Panal), que dirige Luis Castro Obregón, en el cual vimos a un José Antonio Meade diferente a los otros encuentros que ha tenido con priistas y los simpatizantes del PVEM.

No era la actitud de siempre, tal vez fría y calculadora; fue sumamente cálido con los asistentes y no precisamente por el clima, sino por la conexión que se dio entre los maestros que asistieron al evento y un precandidato que lució más espontaneo, contento y carismático.

Eso de que los políticos contraten a 'expertos en imagen', en la mayoría de los casos es un desperdicio de tiempo, dinero y, sobre todo, de posibilidades de éxito. En el caso de Meade está maniatado por sus asesores y especialistas en comunicación, quienes un día le sugieren ser de una forma y otro lo cambian diametralmente. Uno de los pocos aciertos fue el de incorporar a su esposa a la campaña, y esto por supuesto no fue por recomendación de nadie, sino se dio por iniciativa propia.

En el evento con el Panal, José Antonio se mostró como es, un ser humano sencillo, que no obstante todos los blasones que ha tenido en su carrera, siempre ha mostrado don de gentes y eso lo sabe todo aquel que lo conoce.

Habló de su vida familiar, de su formación académica y trayectoria profesional. Fue más una charla de amigos que un candidato en campaña. Ese es precisamente el personaje que debe mostrarse y no ocultarlo atrás de recomendaciones sin sentido.

Claro, también los militantes de Nueva Alianza presentes en el Centro Internacional de Acapulco, la mayoría maestros agrupados en el SNTE, generaron esa buena vibra que propició el diálogo abierto con el precandidato. A ellos ofreció, en caso de llegar a la presidencia de la República, aumento al salario y prestaciones y, sobre todo, el reconocimiento real de su gobierno al trabajo que desempeñan cotidianamente, al esfuerzo que hacen en favor del progreso de las familias mexicanas.

Meade pidió reivindicar el papel de los servidores públicos que a diario se conducen con honestidad y vocación, al tiempo de referirse a su rol personal en las diferentes trincheras de la administración pública, desde donde se pudo transformar su realidad cotidiana y calidad de vida de muchos mexicanos.

Durante el encuentro que se denominó 'Dialogo de ciudadano a ciudadano', Meade Kuribreña enalteció la educación superior y su capacidad de mejorar la perspectiva de vida de quienes concluyen esta etapa. Recordó su paso por instituciones educativas públicas, como la UNAM, en donde cursó la licenciatura en Derecho.

“Este país se va a transformar empezando por cada uno de nosotros, por lo que hacemos en nuestra escuela, comunidad, estado y país, por lo que hacemos en cada uno de los retos que asumimos y que resolveremos, como la seguridad, pobreza, corrupción y la impunidad”.

Creo que a partir de este diálogo con Nueva Alianza se observará otro político, más natural y con mayor contacto con la gente. Más allá de la selfie que instituyó el candidato Enrique Peña Nieto y que en su momento fue un éxito, se debe establecer un contacto más estrecho que surja de la convicción y compromiso real con la gente, particularmente con los que menos tienen.

Luis Castro Obregón, líder nacional del Panal, comentó en corto que con este Meade, con el que dialogaron en Acapulco, sin duda ganarán la elección del 1 de julio; y más aún, aseveró que será un extraordinario presidente.

También te puede interesar:
Mal acaba, quien mal empieza
Bandera electoral, la corrupción
La otra cara de la región Centro-Bajío

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.