Con AMLO, riesgo de crisis nacional
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Con AMLO, riesgo de crisis nacional

COMPARTIR

···

Con AMLO, riesgo de crisis nacional

04/04/2018
Actualización 04/04/2018 - 10:13

Poner en práctica las propuestas de Andrés Manuel López Obrador no sólo tiene implicaciones económicas, sino también políticas y de gobernabilidad, ya que pondrían al país al borde del colapso, toda vez que el costo de sus 'locuras' será del orden de cuatro billones de pesos, que sumados al gasto actual del presupuesto, que es de 5.3 billones, obligaría al gobierno a tener un gasto excesivamente alto y nimios ingresos, que para incrementarlos necesariamente hay que endeudarse o subir los impuestos.

El impacto sería brutal para las finanzas públicas y sobre todo para el pueblo, que empezaría a padecer los estragos de una inflación galopante en virtud del cierre masivo de empresas, despido de miles de trabajadores y, al final, la violencia y las reyertas sociales.

No me creen, vamos a desglosar cuánto cuestan sus propuestas:

Solamente son las comprometidas hasta hace algunos días, faltan las que, seguramente, hará en la campaña.

Como se aprecia, implementar todo el paquete tendría un fatal costo para la gobernabilidad. Además habría que sumar el daño colateral por la fuga de los grandes capitales, la propia devaluación del peso y la baja de calificación de las principales valuadoras mundiales de crédito.

También hay que mencionar que el Fondo Monetario Internacional (FMI) retiraría de inmediato la línea de crédito que México tiene por 80 mil millones de dólares.

De este tamaño sería el impacto en el país por el arribo a la presidencia de un loco mesiánico, populista y demagogo.

Cada vez crece más el temor entre la clase empresarial por el eventual triunfo del Peje. Ante ello, muchos no se han quedado con los brazos cruzados y ya empezaron a participar desde su trinchera para impedir que este hecho desastroso ocurra.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.