Irritables
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Irritables

COMPARTIR

···

Irritables

29/09/2017
1
   

    

Enrique Peña Nieto
,

Las reacciones públicas al desempeño del gobierno luego de los sismos recientes fueron más favorables de lo que se hubiera pensado. A pesar de que las encuestas han registrado altos niveles de molestia y desaprobación a lo largo del año, el desempeño de los gobiernos federal y de la Ciudad de México tuvieron notas aprobatorias en dos encuestas realizadas por EL FINANCIERO y El Universal, y notas negativas, aunque más favorables que los niveles de aprobación usuales, en una encuesta de Reforma.

En la encuesta de EL FINANCIERO, publicada el pasado lunes 25 de septiembre, 50 por ciento de los entrevistados evaluaron favorablemente el trabajo del gobierno federal ante la situación de emergencia. En contraste, 34 por ciento lo evaluó desfavorablemente.

Si bien el porcentaje de evaluación positiva quedó muy por debajo de los voluntarios y los rescatistas, que se llevaron una evaluación favorable de 98 y 92 por ciento, comparando la evaluación del gobierno federal con sus niveles de aprobación en la ciudad, es claro que éste salió muy bien librado: la encuesta de EL FINANCIERO realizada en junio pasado en la capital del país registró un nivel de aprobación al gobierno del presidente Peña de 16 por ciento. Ante esto, una evaluación de 50 por ciento por la respuesta ante los sismos es bastante positiva.

Algo similar sucede con el Gobierno de la Ciudad, que obtuvo 47 por ciento de opinión favorable por su trabajo ante la emergencia sísmica, frente a 39 por ciento de opinión desfavorable, lo cual también contrasta con un nivel de aprobación de 36 por ciento registrado en junio pasado.

Aunque no son preguntas estrictamente comparables, el voto de confianza para el gobierno capitalino fue mayor a 10 puntos, mientras que el voto de confianza al gobierno federal fue del rango de 35 puntos.

Una encuesta realizada por El Universal en la Ciudad de México y zona conurbada arrojó resultados similares empleando otras preguntas. El 54 por ciento de los consultados consideró como oportuno el desempeño de las autoridades después de los sismos del 19 de septiembre, mientras que 41 por ciento lo consideró inoportuno.

La encuesta de EL FINANCIERO se basó en una muestra de adultos residentes en la Ciudad de México, mientras que la de El Universal incorporó la zona conurbada, por lo que su muestra tampoco es estrictamente comparable.

Por su parte, Reforma publicó un sondeo realizado parcialmente en la Ciudad de México, con algunas cuantas entrevistas en otros estados afectados por el sismo, aunque sin una buena representación muestral de ellos, reportando 32 entrevistas en Chiapas y 41 entrevistas en Oaxaca, por ejemplo.

No obstante, atendiendo a los resultados que Reforma reportó, la evaluación positiva al presidente Peña fue de 35 por ciento, mientras que la negativa fue de 43 por ciento. Contrario a los otros dos sondeos, el balance en esta encuesta es negativo. Sin embargo, el presidente aun en ese escenario sale mejor evaluado que la aprobación que Reforma ha registrado a nivel nacional, considerando que la gran mayoría de las encuestas realizadas se hicieron en Ciudad de México, una de las plazas con opinión más hostil hacia el presidente.

Lo que todos estos datos muestran es que la gente sí parece haber valorado bien las respuestas y acciones del gobierno ante la emergencia, o por lo menos manifestó evaluaciones positivas guiados por un sentido de unidad ante la emergencia, o rally round the flag, como mencionamos en este espacio hace dos semanas. La buena noticia para el gobierno es que sus ratings fueron bastante favorables. No todos los ciudadanos manifiestan irritación.

La mala noticia es que muchos ciudadanos no dejan de ser fácilmente irritables, y la dirección de las evaluaciones podría cambiar en cualquier momento. La irritación a veces prende más por la comunicación que por las acciones.

Ya entre el público de Twitter, por ejemplo, el llamado del DIF nacional, respaldado por el gobierno de la República, a hacer donaciones, generó nuevamente irritación. Si bien hubo ciudadanos dispuestos a evaluar bien la reacción del gobierno ante la emergencia, y de aplaudir a las Fuerzas Armadas, una buena parte de la opinión pública no deja de ser irritable.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
Ciudad de México
Nacionalismo
Arranque incierto

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.