Opinión

Alcanzó para menos el salario

La pobreza laboral creció en México durante el primer trimestre del año, específicamente en 4.2% respecto al mismo trimestre del año pasado.
Esto quiere decir que hay una proporción creciente de trabajadores a los que no alcanzó su salario para adquirir una canasta básica.
Los datos provienen del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, el Coneval.
Ya le he comentado que esta institución del Estado, que encabeza Gonzalo Hernández, es uno de los generadores más importantes de indicadores que pueden permitir tomarle el pulso a la evolución de la economía y la sociedad mexicanas.
En pocos días, además, el Coneval procesará los datos de la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares de 2012, que previamente dará a conocer el INEGI y de por hecho revelará que entre 2010 y 2012, es decir, en los 2 últimos años del gobierno de Calderón, aumentó la pobreza en el país.
No piense que tengo acceso a información privilegiada. Lo que ocurre es que las mismas razones que explican el crecimiento de la pobreza laboral en el primer trimestre se hicieron presentes en los 2 últimos años: el incremento de los precios de los alimentos.
De acuerdo con datos del INEGI, entre diciembre de 2010 y el mismo mes de 2012, el incremento fue en promedio de 13.7% cuando la inflación general fue de 7.5%.
Y en los primeros 4 meses del año, los precios se incrementaron en promedio 1.7% frente al 2.9% de aumento en la comida.
No importa que otros indicadores económicos marchen favorablemente, la pobreza en México sigue estando muy sensible a los incrementos en los precios de productos como las frutas, verduras, cereales, así como lácteos y carne.
La razón es que entre los grupos de menores ingresos se destina una proporción muy elevada del ingreso a adquirir la canasta básica.
Los beneficios de tener tasas de inflación más bajas los aprovecha el segmento de la población que puede dedicar su gasto en mayor proporción a la adquisición de bienes de consumo duradero o los servicios, cuyos precios se incrementan menos que la comida.
En otros momentos fueron los cereales, que empujaron hacia arriba a productos como las tortillas y el pan, y ahora se trata sobre todo de algunas frutas y verduras, pero pareciera que hay siempre un cierto nivel de presión sobre los precios de los alimentos.
Quizás como ningún otro indicador, los resultados de las políticas de este gobierno, orientadas a democratizar la productividad y a reducir la pobreza, tendrán su prueba de ácido en el comportamiento de este indicador.
Hay que dar tiempo, pero deberá seguírsele con atención para valorar los resultados de esta administración.
Vulnerabilidad financiera
Lo que son las cosas. Si ya de por sí, los portales bancarios tienen una sobrecarga en las quincenas y fines de mes, resulta que últimamente hay una agravante.
Seguramente usted ha escuchado de Anonymous.
Este grupo ha anunciado que como parte de sus movilizaciones de protesta en contra del sistema va a realizar 'ataques' a los sitios de internet de diversas instituciones, como algunos bancos, empresas privadas y diversas dependencias públicas.
Aparentemente, algunos de los problemas que han tenido páginas bancarias –le cité ayer el caso de Bancomer- además de la saturación, derivaron de los mecanismos de defensa que tienen sus sistemas para evitar estos ataques.
Hasta donde me acuerdo, existe un México una policía cibernética que se supone debe detectar y prevenir este tipo de acciones. ¿Será que no están enterados o están haciendo en secreto su chamba y un año de estos nos enteraremos de que ya lograron detectar quién los hace y los tienen bajo proceso?
Twitter:@E_Q_