Opinión

Alcalde de Filipinas,
a la Trump

 
1
 

 

Rodrigo Duterte. (Reuters)

En su cierre de campaña el sábado 7 de mayo, Rodrigo Duterte gritaba ante 250 mil filipinos: “A todos ustedes que andan con drogas, a ustedes, hijos del diablo, de verdad que los voy a matar”. Fue su último mitin, en Manila, antes de la votación del lunes 9, que Duterte ganó con 38 por ciento del voto.

Hoy muchos en Filipinas están alarmados y asustados por su victoria, en particular la élite política y económica del país. Sin caer en cuenta, durante años hicieron todo para facilitar la llegada al poder de Duterte.

El presidente Aquino intentó que un par de candidatos se aliaran para ganar la elección; sin embargo, la mezquindad política y los intereses sectarios (que no son exclusivos de México) hicieron imposible dicha alianza.

El pasado fin de semana, en unas de sus primeras declaraciones como presidente electo, Duterte anunció que reintroducirá la pena de muerte (abolida en 2006) y que sus policías tendrán la orden de matar en la calle.

Duterte es otro más de los candidatos populistas 'antisistema' que se han multiplicado en el mundo entero y que gana una elección. Si bien fue alcalde de la cuidad de Davao, en el sur de Filipinas, por 22 años; este político de 71 años de edad hizo campaña contra el sistema actual de partidos, y sobre todo, contra la corrupción y los privilegios de la élite económica y dirigente de Filipinas. Los temas centrales de su campaña fueron la lucha frontal contra la inseguridad, la impunidad y la corrupción.

Apenas cuatro de cada diez votantes de Filipinas, un país con 100 millones de habitantes, un archipiélago con profundas inequidades económicas y sociales, decidió votar contra el sistema. Incluso, tras un gobierno que parecía estar haciendo las cosas bien y dando resultados: invirtiendo en educación, infraestructura, salud y con una economía creciendo a 6.0 por ciento anual.

¿Qué sucederá en Filipinas con la llegada de Duterte? ¿Será el dictador que ya algunos avizoran? ¿Podrá continuar con los índices de crecimiento económico de 6.0 por ciento o más del PIB anual? ¿Dará una lucha frontal contra la corrupción de los empresarios y políticos asociados en los grandes negocios de construcción, concesiones y rentas del Estado? ¿En qué medida será un ejemplo o una advertencia para México?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Otra dosis de 640 mil firmas
Veracruz, ¿ahí viene el lobo?
Otro índice duro para México