Millennial, ojo con los ingresos sin prestaciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Millennial, ojo con los ingresos sin prestaciones

COMPARTIR

···

Millennial, ojo con los ingresos sin prestaciones

03/04/2018
Actualización 03/04/2018 - 12:00

La Consar publicó en su blog que sólo una de cada cuatro personas en edad de jubilación se encuentran cubiertas por una pensión contributiva, básicamente porque laboraron en la informalidad y por tanto no recibieron ningún tipo de beneficio social. Esta es una realidad que con seguridad se recrudecerá en el futuro, cuando los millennials dejen de laborar.

Diferentes factores están provocando que quienes recién se integran a trabajar abandonen la alternativa de tener la cobertura de las Afore.

Está por supuesto la informalidad, pero también el hecho de que las empresas tienen la posibilidad de contratar con esquemas de honorarios o de asimilados al salario. Lo anterior implica estar fuera de estas prestaciones.

Si bien genera más ingresos, a la larga se abandona el ahorro para el retiro.

El 'bono poblacional' con una mayoría de jóvenes corre el alto riesgo de convertirse en 'factura' cuando se hagan viejos y carezcan de los recursos para un retiro digno, elevando la pobreza en la tercera edad. Basta echar una mirada a la experiencia de España, donde hubo enormes protestas por el nivel tan bajo de las pensiones.

Dudemos que el gobierno salga a respaldar a los ancianos. De por sí hay temor de que el IMSS incumpla sus obligaciones actuales, ahora imagine cuando el número de jubilados se quintuplique en 50 años. Las finanzas públicas estarán rebasadas ante una presión de esa naturaleza y el problema lo tendrán quienes hoy tienen entre 15 y 30 años.

En tales circunstancias, la familia suele ser el soporte económico de los viejos; sin embargo, la tendencia demográfica es tener menos hijos, por lo cual será difícil que en todos los casos sean capaces de apoyar lo necesario.

La solución planificada se puede dar bajo tres acciones simultáneas.

La primera, desde una perspectiva de política pública, como señala la Consar, estableciendo una pensión mínima universal que permita erradicar la pobreza extrema.

La segunda sería adoptar la sugerencia de la OCDE y aumentar los montos de aportación para forzar a la población a guardar para el retiro. Sin embargo, la impopularidad de esta medida se ve como una complicación.

La tercera es tomar conciencia individual para llevar a cabo un ahorro adicional, ya sea con depósitos a las Afore o a través de los mecanismos de inversión que hay en el sistema financiero.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.