Crédito hipotecario, ¿bueno para mis finanzas?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crédito hipotecario, ¿bueno para mis finanzas?

COMPARTIR

···

Crédito hipotecario, ¿bueno para mis finanzas?

10/04/2018
Actualización 10/04/2018 - 12:37

Supongamos que alguien soltero desea comprar un loft que vale un millón de pesos, pero no quiere endeudarse y decide ahorrar. Sin embargo, después de años de reunir el dinero, está próximo a casarse y la opción inicial se desajusta a sus necesidades actuales y un departamento más grande le cuesta dos millones de pesos, por lo que de nuevo está ante la disyuntiva de tomar un crédito o seguir ahorrando para lograr su meta.

En efecto, se corre el riesgo de pasar todo el tiempo tratando de alcanzar una propiedad de acuerdo a los requerimientos y que el ahorro sea insuficiente en cada uno de los pasos. Es en este tipo de situaciones cuando un crédito hipotecario tiene sentido, porque la idea central es adelantar el consumo futuro que encaje con las necesidades actuales.

Algunos puntos a considerar serían los siguientes:

1.- El servicio de tu deuda será mayor. Por ejemplo, si vas a pagar 15 mil pesos mensuales por tu vivienda, implicará tal vez dedicar cinco o seis mil pesos adicionales al presupuesto contemplado hoy para la renta. Antes de contratar asegúrate de poder enfrentarlo.

2.- La ventaja es que estás comprando tu propiedad y podrás utilizarla luego para subir de nivel de vivienda en términos de espacio, comodidades, zona o para adquirir una nueva.

Por ello es esencial hacer una elección adecuada en relación a la plusvalía esperada, porque ese aspecto será la compensación del gasto sobre el bien raíz.

La lógica es sencilla, que el valor del departamento aumente por arriba del costo del crédito, para obtener una rentabilidad.

Por tanto, debes aplicar un criterio mercantil a la hora de adquirirlo, pensando que lo venderás tarde o temprano.

3.- Hay quienes piensan que los créditos hipotecarios podrían resultar 'ineficientes', pues sería preferible destinar ese dinero para un negocio, lo cual es cierto, siempre y cuando en la realidad el recurso no se despilfarre.

Es decir, si alguien es compulsivo al gasto, el crédito es una buena alternativa para darle un mejor uso a los ingresos, porque así se va fincando poco a poco un patrimonio.

4.- Hay un beneficio fuera de lo económico. Contar con una vivienda propia proporciona a muchas personas un sentimiento de seguridad al saber que por muy mal que puedan presentarse las cosas, si está pagada, pueden cubrir la necesidad básica de alojamiento.

El tema da para más y vale la pena seguir reflexionando al respecto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.