Rescatemos a México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rescatemos a México

COMPARTIR

···

Rescatemos a México

29/09/2017
1
 

 

Topos
,

Adolf Hitler, jefe del Partido Nazi y canciller de Alemania de 1933 a 1945 se suicida el 30 de abril de 1945 en el último reducto nacionalsocialista de Berlín, el búnker del Führer, tras morder una cápsula con cianuro y dispararse un tiro en la cabeza, Eva Braun , su esposa, siguió la misma suerte, acompañando a su amado hasta el final..Las fuerzas aliadas ocuparon Berlín y el mundo libre salíó a las calles a festejar el triunfo y el muy cercano fin de la segunda guerra mundial (Japón se cuece a aparte)

Alemania, destrozada por bombardeos inclementes y la entrada de las tropas aliadas luchando calle por calle, ganando las batallas y humillando a ese país. ¿Qué hubiese sido del mundo si 'Adolfo Hitler' y sus huestes hubiesen sido los ganadores y tomado el poder? (el hubiera no existe, el presente lo aplasta, pero el pensamiento tiene derecho a trazar su propia historia) Pues bien, pocos años después, Alemania , la derrotada y humillada Alemania, resurgiría de sus cenizas como ave Fénix y se transformaría paso a paso, en una potencia mundial. La Alemania de hoy, es la mayor potencia de Europa y una de las más importantes del mundo. Sirva su actitud como un ejemplo de lo que puede lograrse, ejemplo que no puede ni debe olvidarse. Ejemplo de cómo transformar una derrota en triunfo a través del ánimo y decisión inquebrantable de los derrotados.

La Ciudad de México y varias ciudades del interior sufrieron un espantoso sismo que les causó daños materiales incalculables y dolorosisimas pérdidas de vidas. Inenarrables actos de heroísmo cobijan a esta catástrofe. Mucho se ha escrito sobre esto y es tiempo de levantar la mirada y preguntarnos ¿Qué sigue?

Hay tiempos para llorar, tiempos para consolar y tiempos para reconstruir y salir adelante. Las pérdidas económicas y particularmente las pérdidas humanas, las de nuestros amigos, las de nuestros familiares, la de nuestros vecinos y compañeros , dejan una herida dolorosa que tardará tiempo en cerrarse.

Pero debemos pasar cuanto antes, por doloroso que sea, como personas y como sociedad, al período de la reconstrucción. Reconstrucción física, reconstrucción del ánimo y reconstrucción de la esperanza. Las pérdidas ahí están con su horrible rostro, pero debemos dejarlas atrás y levantarnos de la caída, nuevamente con el ejemplo del ave fénix, para seguir nuestra lucha. No nos queda otro camino. De nuestras debilidades debemos alimentar nuestras fuerzas y exigirnos que día con día éstas sean mas poderosas.

Seamos una persona nueva, que con lo que le quedó es capaz de diseñar un nuevo futuro, un nuevo México, y luchar a partir de hoy, denodadamente, por alcanzarlo. En la lucha debe encontrar su razón de ser y disfrutar cada uno de los pasos que lo conduzca al éxito. Hoy mejor que ayer pero menos bien que mañana. La mirada arriba y las lágrimas como aliento a esta nueva lucha. Se vale llorar, no nos avergoncemos de ello; pero que nuestra mirada al futuro no se nuble con las lágrimas. Cada cosa tiene su tiempo y su momento. La gente mas grande y admirable es la que sabe levantarse cuando ha caído, cuando sabe transformar la derrota en victoria, cuando en la pena encuentra la fuerza para solidarizarse con otros que han perdido más.

Los ejemplos de solidaridad de los mexicanos ha conmovido al mundo. Sucedió en el 85 y ha sucedido ahora también.

Demos el siguiente paso. Que la solidaridad no sea sino una semilla para impulsar y dentro de esto exigir a las autoridades la construcción de un nuevo México. No sólo la reparación de lo físico, sino la búsqueda de una nueva forma de ser en donde prevalezca por una parte la honestidad y el deseo inquebrantable de superación, y, por la otra, la exigencia a nuestras autoridades de que cumplan con su deber poniendo la honestidad y el deber ser ante todo. Demos por un hecho –o cuando menos un buen deseo- la capacidad con la que deben enfrentar su responsabilidad.

Todos podemos y debemos ser parte de este nuevo México que luchará y logrará su superación. Cada quien en su trinchera. Los trabajadores y empleados, los empresarios, los burócratas, los estudiantes, los ministros religiosos, los dirigentes de los sectores públicos y privado.

Llevemos todo esto a la práctica ¿Cómo? Formemos una Comisión de Mexicanos Ilustres, ajenos a la política, que encabecen este proyecto y en su momento exijan a las autoridades que hagan lo que la sociedad les exige y amplíen después su propósito para abarcar el ataque a la corrupción y la Impunidad.. Hombres y mujeres intachables, capaces de alcanzar esos objetivos.

Hagan su propuesta, señoras y señores. Yo por lo pronto propongo a dos: Claudio X González Jr, impulsor entre otras cosas de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y a Alejandro Martí, ampliamente conocido en los ambientes empresarial y filantrópico y un líder nato que no requiere presentación.

Un largo camino empieza por el primer paso. Atrevámonos a darlo.

Mañana será otro día.

,

* Presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:
Solidaridad es el nombre del juego
El proceso electoral 2018 está a la vuelta
​El señor Presidente

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.