Donald Trump, nuevamente Donald Trump
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Donald Trump, nuevamente Donald Trump

COMPARTIR

···

Donald Trump, nuevamente Donald Trump

13/04/2018
Actualización 13/04/2018 - 13:09

No debe, no puede sorprendernos lo que diga o haga este singular individuo que responde al nombre de Donald Trump, presidente del país más poderoso del mundo. Lo que dice y lo que hace tiene repercusión mundial. Todas las mañanas buscamos en los medios de comunicación las ocurrencias del día de este poderoso mandatario.

Enrique Krauze, reconocido historiador y escritor mexicano, se refiere a él frecuentemente y no en los mejores términos: “Donald Trump es un megalómano, narcisista, paranoico y México tiene que dar una gran lección de fortaleza” . dijo en alguna ocasión.

Pero la última ocurrencia , ya señalada en su campaña por la presidencia de su país, es la de construir un muro que impida la entrada de indocumentados a Estados Unidos y la amenaza de expulsar a quienes no tengan en regla sus papeles migratorios. En repetidas ocasiones ha señalado que el muro lo pagará México, lo que ha sido totalmente rechazado por el mandatario mexicano Millones de latinos se verían afectados por esta decisión, la cual recae , particularmente, en nuestros compatriotas indocumentados que quieren cruzar la frontera o que residen en ese poderoso país. México tendría un severo problema al recibir de golpe a personas que no tienen forma de encontrar empleo digno en el corto plazo. La alternativa de que algunos de los expulsados se dediquen a actividades ilícitas como medio de subsistencia está presente, no podemos descartarla. Nuestro vecino del norte, por su parte, perdería mano de obra barata y en muchos casos altamente calificada. Ambos países seríamos perdedores, pero el ególatra presidente norteamericano vería cumplida una de sus tantas amenazas, en este caso a costa de una país al que odia y desprecia.

“Estamos sellando nuestra frontera sur. La gente de nuestro gran país quiere tranquilidad y seguridad. ¡Los demócratas han sido un desastre en este asunto tan importante!”, escribió el presidente un día después de que se anunciara el despliegue de tropas de la Guardia Nacional en la zona fronteriza.

Make America Great Again fue el grito de guerra de Donald Trump desde su campaña y aquí lo utilizó para encender a sus seguidores.

Vino a mi mente, involuntariamente, lo que sucedió durante la presidencia de Adolfo López Mateos, cuando por invitación suya arribó en México el presidente John F. Kennedy y su hermosa esposa Jacky. La recepción fue tumultuosa y la personalidad de esa joven pareja dejó un recuerdo imborrable en nuestro querido México. Se cuenta por cierto que el presidente Kennedy en la cena de gala, le dijo a su par “que bonito reloj trae usted señor presidente”, y éste se lo quitó y regaló a su colega. A su vez, López Mateos le dijo: “Qué guapa está su mujer, señor presidente”, y éste rápidamente le devolvió el reloj.

¿Y qué decir de nuestro presidente Enrique Peña Nieto? Bonito paquete tiene en sus manos. Su relación con Trump ha sido particularmente difícil y errática. Recordemos la visita, por invitación del primero, cuando el segundo apenas era candidato a la presidencia. Grave error de nuestro presidente, que supo aprovechar el viejo lobo Trump. Se generó, ahora, una gran interrogante: ¿se pondrá EPN como tapete del presidente de Estados Unidos, como ha sucedido en otras ocasiones? No fue así.

Nuestro presidente tomó una postura digna y su discurso inaugural, con cobertura internacional, estuvo acorde a las circunstancias. Donald Trump recibió la respuesta que merecía y Pela Nieto logró el reconocimiento de los mexicanos, incluyendo el de los partidos de oposición. Recomendamos su lectura, no tiene desperdicio. Este discurso unió a todos los mexicanos, expresó con claridad lo que todos queríamos decir.

La relación en este momento entre México y Estado Unidos es sumamente tensa y el ególatra que ocupa la presidencia de este último es impredecible. Donald Trump necesita mejorar su imagen en su país y nosotros somos uno de sus instrumentos para ello. La difícil pero aparentemente cordial relación que hemos sostenido durante muchos años se está yendo por la borda. ¿Hasta dónde puede llegar?

Mejor no hacer predicciones y suponer que no hay loco que coma lumbre. El sector empresarial norteamericano será, sin duda, un poderoso aliado. Sus inversiones en México son cuantiosas y estratégicas. El comercio entre ambos países es vital para nosotros e importante para ellos. ¿Será capaz Donald Trump de comer lumbre? El tiempo lo dirá.

Mañana será otro día.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.