IXP, el cerebelo de las comunicaciones digitales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

IXP, el cerebelo de las comunicaciones digitales

COMPARTIR

···

IXP, el cerebelo de las comunicaciones digitales

30/05/2018

Dicen los neurocientíficos que el cerebelo recibe información del sistema nervioso central y otras partes del cerebro que regulan nuestros movimientos voluntarios finos. El cerebelo ciertamente no inicia el movimiento, pero contribuye en temporización correcta para la coordinación y precisión de las acciones. Dentro del cerebelo hay miles de millones de neuronas recibiendo y enviando pequeñísimas corrientes eléctricas.

La pantalla de nuestra computadora también se alimenta de corrientes que al generar los minicampos magnéticos encienden cada pixelito de color. Esas corrientes eléctricas son generadas a partir de datos que viajan desde el corazón del microprocesador de la computadora que a su vez recibió dicha información de algún proveedor de internet (ISP), que recibe el contenido en algún proveedor de contenido (CP) gracias a un proveedor de tránsito (TP). La conexión de los proveedores de tráfico y usuarios se ve comprometida cuando el tráfico aumenta de manera considerable y, además, de manera ineficiente, si no se optimiza o geolocaliza ese punto de interconexión. Por eso considero que un IXP es como el cerebelo de internet.

Un punto de intercambio de internet (IXP del inglés Internet Exchange Point) es una infraestructura física a través de la cual los proveedores de servicios de internet intercambian el tráfico de internet entre sus redes. Ya son 189 países que tienen los más de 800 nodos IXP. En México tenemos dos IXPs; el primero se instaló en Ciudad de México en 2014 y justo este mes se llevó a cabo el Foro Sobre Puntos de intercambio de tráfico de Internet en razón del arranque del Nodo IXP de Yucatán, IXSY. Con esta iniciativa, Yucatán se coloca nuevamente en la vanguardia ofreciendo el soporte tecnológico para optimizar el flujo de información y abriendo a la industria una elemento diferencial más a su ya consolidada condición de excelencia y de vanguardia educativa, con una altísima concentración de talento en tecnologías. Esto se suma a la nueva Zona Económica Especial de Progreso, cuya vocación principal es la innovación, la investigación científica y el desarrollo tecnológico para la industria 4.0.

En el foro tuvimos la participación de empresas de diversos roles del ecosistema, desde representantes de generadores de contenido, operadores nacionales e internacionales, universidades y centros de investigación.

La tecnología va más rápido que la ley y así como el cerebelo no es ajeno al ataque de virus y otro tipo de padecimientos, la ciberseguridad sigue siendo un tema de bastante atención, aunado con la acalorada discusión sobre la neutralidad de la red, el blockchain y el fintech, etc. Con un IXP los datos no tendrían que salir del país. Es importantísimo por lo mismo el ir difundiendo a todos los niveles de la sociedad debido a la importancia que va teniendo la interconectividad. La aparición del cerebelo nos da una idea de la enorme necesidad de estar dispuestos a evolucionar en el diseño de nuestra infraestructura, la cual debe ir acorde a la demanda. Ojalá que surjan otros IPX en México, esto aumentará nuestra competitividad como país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.