Opinión

Alan Greenspan, alarmista

 
1
 

 

Paul Krugman. Alan Greenspan, alarmista.

Cuando Alan Greenspan dejó la Reserva Federal (Fed) en 2006 tenía estatus casi divino a los ojos de la prensa financiera y, lamento decir, a los ojos de muchos economistas. Desde entonces, por supuesto, la reputación del expresidente de la Fed ha decaído mucho.

Independientemente de si alguien culpa o no a la política de la Fed por la burbuja inmobiliaria (no debería), el Sr. Greenspan negó la existencia de la burbuja, incluso mientras ésta se inflaba, al tiempo que bloqueó activamente los esfuerzos para reforzar la regulación financiera.

Pero lo verdaderamente notable es su historial desde que dejó el mando. El Sr. Greenspan ha sido un alarmista de la inflación y la deuda, ayudando a complicar aún más el trabajo ya de por sí difícil de su sucesor; y es famoso por quejarse de los desagradecidos mercados que siguen sin generar las crisis que pronostica.

Luego de un breve momento de duda sobre la sabiduría de los mercados financieros, el Sr. Greenspan ha vuelto a denunciar la regulación, proclamando al mismo tiempo que los mercados aciertan “con notablemente raras excepciones”.

En este momento tengo en la casilla de entrada de mi correo electrónico una noticia de que cuando la Fed celebre su reunión anual en Jackson Hole, Wyoming, a finales de este año, el Sr. Greenspan participará en una contraconferencia organizada por un grupo llamado Proyecto Principios Estadounidenses. La organización combina conservadurismo social (antimatrimonio igualitario, antiderechos al aborto, prolibertad religiosa) con la doctrina económica partidaria del estándar de oro.

La segunda parte de la agenda del grupo pudiera ser atractiva para el Sr. Greenspan, exíntimo de Ayn Rand. Como lo señaló alguna vez el finado economista Paul Samuelson: “Se puede sacar al muchacho del culto, pero no se puede sacar el culto del muchacho”. ¿Pero cosas antigay? ¿Y ayudar a estas personas a atacar a sus excolegas de la Fed? Increíble.

Bernanke y los inflacionistas

Ben Bernanke, el expresidente de la Reserva Federal, recientemente propició una justa bofetada a la página editorial del Wall Street Journal: “Es generoso que los escritores del WSJ señalen, como lo hacen, que ‘el pronóstico económico no es fácil’”, escribió en su blog en el Instituto Brookings. “Deberían saberlo, dado que The Journal ha estado pronosticando un brote de inflación y un colapso del dólar al menos desde 2006, cuando (el Comité Federal de Mercado Abierto) decidió no elevar la tasa de los Fondos Federales por encima de 5.25 por ciento”.

El Sr. Bernanke casi no tardó en su carrera de blogger para empezar a sonar casi idéntico que “econobloggers” liberales como Brad Delong, ¡y como otros que se nos podrían ocurrir! Y, por supuesto, el Sr. Bernanke tiene razón en que The Wall Street Journal se ha equivocado consistentemente con la inflación, en la misma forma en que se ha equivocado consistentemente con las tasas de interés. The Journal ha pasado mucho tiempo pregonando una historia de terror de un tipo específico (¡Deuda! ¡Impresión de dinero! ¡Zimbabue!) que ha estado totalmente equivocada, pero que nunca ha sido revisada.

Pero lo interesante aquí es que The Journal está lejos de estar solo en la venta de esta historia; también es la marca de programas financieros de televisión y de muchas publicaciones financieras. Luego de todos estos años, siguen siendo ávidos consumidores de un completo fracaso predictivo.

Realmente tenemos que dejar de pretender que esta historia tiene algo que ver con un argumento racional. Hay algo en la “estupidez de la inflación” que va directo al inconsciente de cierta gente, principalmente, sospecharíamos, de tipos viejos enojados (aunque sería bueno tener evidencia dura sobre exactamente a qué grupo demográfico apela la estupidez).

Y seguirán considerando a The Journal como el lugar para obtener la verdad sin importar cuánto dinero les cueste.

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
Refutando el mito de la “nación de tomadores”
¿Han vuelto las “reglas Clinton” para 2016?
El auge de las máquinas está pasando