Opinión

¿Ajustes fiscales?

Si de algo puede estar seguro es que los políticos panistas no se van a quedar con los brazos cruzados, luego del fuerte descrédito que tuvieron tras el escándalo de “Villa Balboa”, que llevó a Luis Alberto Villareal a perder la coordinación de los diputados del PAN.

Ya sabemos que traen entre manos el tema de la consulta popular sobre salarios mínimos. Pero dé de alta también la intención de abanderar al sector privado para promover “ajustes” en la reforma fiscal, para alentar el crecimiento el próximo año, como aquellos cambios que permitan mayor deducción de las inversiones.

Y, como van las cosas, tenga la certeza de que los legisladores priistas, sobre todo con el retorcido colmillo de personajes como Manlio y Gamboa, no se van a quedar conformes con las reformas hechas.

Verá que cualquier día de estos nos dan la sorpresa con alguna nueva iniciativa.

¿Nueva estrategia?

Por lo menos tuvo novedad la discusión en la que participó hace un par de días el presidente Enrique Peña, con un grupo diverso de periodistas, entre ellos Pablo Hiriart, columnista en EL FINANCIERO. Aprovechando el aniversario 80 del Fondo de Cultura Económica, y con la conducción de José Carreño Carlón, respondió a fuertes cuestionamientos hechos de manera directa.

Quizás no deje satisfechos a todos, pero es la primera vez que se ve en México este tipo de cuestionamientos colectivos y públicos a un presidente.

Muy pronto veremos si se trató de un ejercicio aislado o ya estamos viendo en acción una nueva estrategia de posicionamiento del presidente, para la era “postreformas”.

De mineros y derrames

Grupo México, la empresa que preside el invisible Germán Larrea, podría estar entrando en el peor momento de su relación con el gobierno, tras el derrame de ácido en Sonora. Ayer ya hubo una acusación formal. Veremos hasta dónde está dispuesta a llegar la Profepa, a cargo de Guillermo Haro, para ver si hay nueces o todo es ruido.