Opinión

Ajustes en VW y desajustes con los antorchistas

 
1
 

 

Las cosas se complican aún más para VW. (AP)

El mayor fabricante de vehículos del mundo con más de 600 mil sólo en el primer semestre de este año, había anunciado un proyecto de inversiones de más de 85 mil millones de euros en tres años para desarrollar nuevas tecnologías que, incorporadas a sus productos, los harían los más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

La conciencia de que la acción humana ha creado una crisis planetaria, parecía estar entre las prioridades de la firma alemana VW. No obstante, algunos directivos decidieron alterar la medición de los efectos contaminantes para así difundir la idea de que esos autos ya estaban en el camino de atenuar el fenómeno de los gases que expelen sus motores.

Al saberse esa medida fraudulenta, la empresa que representaba la eficiencia y seriedad automovilística ha sufrido una merma considerable, al punto que su nuevo director general, Mathias Müller, reunió en Wolfsburgo, Alemania, a cerca de 20 mil empleados para anunciarles que la empresa deberá hacer ahorros drásticos en todas las plantas armadoras que están diseminadas en todo el mundo. Y por supuesto, esto concierne también a la que se encuentra en Puebla. “Se hará todo lo posible para mantener los puestos laborales; se ajustará todo a un nuevo plan de trabajo. Sé que esto va a ser doloroso”. Esta afirmación ha tenido un efecto inmediato, ya que algunas medidas se han instrumentado en Alemania e Inglaterra. “Los daños financieros que afrontaremos pueden ser inmensos; lo que ofrezco es una aclaración rápida y sin miramientos”.

Lo que aún no se sabe, son las posiciones de sus asociados entre los que sobresalen SEAT con todos sus modelos de gran venta en España y de Audi con reconocimiento mundial de excelencia.

* * *
Entretanto, el Distrito Federal (DF) volvió a sufrir un extendido desquiciamiento provocado por el grupo llamado antorchista, que el año pasado paralizó la avenida Bucareli para erigir durante meses un incomprensible plantón nada menos que frente a la Secretaría de Gobernación. ¿Qué querían entonces? Lo mismo que ahora: un arco de peticiones que comprenden 180 grados.

Al entrevistar en radio y televisión a [algunos de] sus integrantes, hubo entre sus dirigentes quienes dijeron venir a la gran ciudad para demandar el esclarecimiento del secuestro y desaparición de Manuel Serrano Vallejo, padre de la activista y diputada Maricela Serrano Hernández.

Otros quienes llegaron a la glorieta de La Diana, el Ángel de la Independencia y la glorieta de la Palma en 385 autobuses de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del DF, declararon que estarían presentes en el Zócalo para protestar “por lo sucedido en Oaxaca, Hidalgo, Puebla, Veracruz, Guerrero, Zacatecas y Michoacán”. No ampliaron sus dichos. Al ocupar los carriles centrales de Paseo de la Reforma, Hermenegildo Gutiérrez Sánchez, rodeado de una quincena de personas, fustigó duramente “al gobierno para exigir mayores recursos económicos para el sector vivienda en el Estado de México, así como más escuelas de tiempo completo que prometió la SEP y no ha cumplido”. Más de ocho horas duró el colapso cuyas ramificaciones llegaron al poniente hasta el inicio de la carretera que va a Toluca y en el sur rebasó al Parque Hundido.

La vialidad no sólo fue alterada, los incidentes en las citas de hospitales como Nutrición y Cardiología alcanzaron dimensiones importantes y el trastocamiento de los horarios de empleados y trabajadores causaron serias protestas en redes sociales y en las llamadas telefónicas para advertir y buscar soluciones ante el colapso.

¿Quiénes son los dirigentes de Antorcha; exactamente qué es lo que quieren; en qué punto nuclear radica su protesta y cuándo volverán a entorpecer a la capital?

En la VW de Alemania se han cometido irregularidades que están prestos a corregir “con rapidez y profundidad”; ¿Acaso es mucho pedir una respuesta semejante con los agravios a los que se somete a la población citadina?

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
Libertad de expresión
Los impactos del dólar en la televisión
La inadmisible autojustificación