Opinión

Ajustes a la Constitución

  
1
  

  

Anticorrupción: exageraciones que matan

El veto al artículo 32 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas y la propuesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de echar atrás a la reforma constitucional en materia de educación responden a intereses diametralmente diferentes: mientras que una subsana un yerro legislativo, la otra responde a intereses antisistémicos.

La devolución de la ley, también conocida como 3 de 3, incluso puede dar pie a que el Legislativo sea el campo de batalla de quienes insisten en rechazar la Reforma Educativa, ya que si consideran que hay algo que corregir son las iniciativas de reforma, de modificación, de derogación o anexión, las herramientas para enmendar lo que crean que tiene fallas y ahí precisamente en la casa donde se hacen y confeccionan las leyes, es donde la CNTE tiene la respuesta, eso en lugar de los desmanes y actos violentos provocados a nombre de la educación.

Es bueno que en el caso de la 3 de 3 exista el reconocimiento de que hay una mala redacción y que ello podría generar malos entendidos y hasta confusión respecto a sus objetivos de transparentar los recursos públicos que son aplicados a particulares, así lo demandaron los empresarios y así lo demandó en general la opinión pública para evitar que beneficiarios de programas sociales fueran incluidos en ese paquete legal que obligará a los servidores públicos a presentar sus declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal, pero también ordena que las personas físicas o morales (empresas) que reciban o ejerzan esos recursos deberán presentar las tres declaraciones señaladas.

Es válida la observación presidencial y por ello su facultad de vetar el artículo 32 de Ley General de Responsabilidades Administrativas, pero tal vez esta acción también sirva de ejemplo para tratar de encontrar respuesta a quienes, sin fundamento, piden que la reforma constitucional en materia de educación se derogue.

Y aquí el asunto es que hasta la fecha, a pesar de las innumerables manifestaciones que un grupo de maestros afiliados a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) realiza en oposición a la reforma educativa, no hay propuesta seria para enmendar lo que según ellos está mal.

Entonces, desde San Lázaro se observa que quienes se oponen a la reforma aprobada en 2013 por el Congreso de la Unión lo hacen con fines políticos y nada que ver con la modificación constitucional a los artículos 3 y 73, donde –entre otras cosas– establece la creación del Servicio Profesional Docente.

Y, como dicen los abogados, suponiendo sin conceder vamos a pensar que lo aprobado por senadores, diputados federales y locales, tenga una mala redacción o le falta alguna consideración sobre el tema, pues simple y sencillamente, después de tres años de estar en contra, ya era para que sus opositores hubieran presentado una propuesta para mejorarla, para imponerle un anexo o hasta para ajuntarle una fe de erratas, pero no, nada de eso hay y al contario, se ve mucha política, grilla y chantaje.

Y es que es poco entendible que organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas (ONU), meses después de que se aprobó la referida reforma, hizo un llamado al gobierno de México a sacar adelante la reforma educativa, cuyas leyes secundarias fueron promulgadas en septiembre de 2013, en tanto que los de la CNTE han insistido desde entonces en el rechazo. “Trabajar para garantizar la aplicación de la reforma constitucional que se propone mejorar el nivel de la educación básica”, pidió la ONU a las autoridades federales en una reunión celebrada en Ginebra, Suiza.

En un principio, la demanda de los opositores fue que no había suficiente información sobre la promulgación de la reforma educativa, luego los dirigentes de la CNTE pidieron conservar sus cotos de poder y privilegios sindicales, y a la fecha sus demandas siguen siendo en su mayoría por la búsqueda de prebendas, sólo que ahora han reforzaron sus movilizaciones con el apoyo de organizaciones partidistas, tal es el caso de Morena, a cambio de votos y otras canonjías, que se sustentan en todo tipo de clientelismos en la ruta de la desestabilización social, ése es su nuevo objetivo, ya la educación quedó muy atrás.

En fin, aunque son muy diferentes las motivaciones que dan origen a la 3 de 3 y a la reforma educativa, podemos decir que en el segundo caso no hay visos de que lo aprobado por los legisladores se detenga y menos por cuestiones partidistas, en tanto que la detención de la primera sólo será temporal y promete regresar reforzada.




También te puede interesar:
Lecturas equivocadas
Excesos de la inquisición
Nuevo Sistema de Justicia Acusatorio en México