Opinión

Ahmed Yarba, el hombre de Arabia Saudí en Siria


 
 
El sábado, la cada vez más dividida oposición siria eligió como su nuevo líder a Ahmed Yarba, dirigente de la tribu Kamishli nacido en 1969 en la provincia oriental de Hasaka y muy cercano a Arabia Saudita, que así parece ganar a Qatar la disputa por la influencia en el futuro Damasco postAssad, cada vez más lejano y caótico por la lucha entre las propias facciones guerrilleras.
 
“Se necesitaba un cambio. El viejo liderazgo de la Coalición Nacional Siria fracasó en ofrecer al pueblo algo más sustancial y estaba preocupado por sus políticas internas. Yarba está dispuesto a trabajar con todos”, resumió en Estambul, sede del encuentro, Adib Shishakly, uno de los dirigentes del grupo.
 
Mientras la votación favorecía a Yarba, quien ofreció a Damasco una tregua en Homs por el mes sagrado del Ramadán, que inicia hoy, bandas rebeldes se enfrentaron en el norte, vecino de la frontera turca, con efectivos del Estado Islámico de Irak y el Sham (ISIS), la nueva 'franquicia' de El Kaida que ha desplazado al Frente El Nosra como la unidad más efectiva de la guerrilla. La causa de los enfrentamientos, que dejaron docenas de muertos, no están claras, pero las tropas de ISIS buscan adquirir tierras y propiedades en las zonas bajo su control, además de imponer una estricta versión del islam que agobia a los pobladores, explicó Reuters.
 
Yarba fue arrestado al estallar la insurrección contra el presidente Bashar el Assad en 2011, pero logró escapar a Arabia Saudita y desde ahí se coordinó con el cristiano Michel Kilo en la organización de la alianza opositora. Apenas por 3 votos se impuso el sábado sobre Mustafá el Sabbagh, virtual representante de Qatar que tras su derrota hace preguntarse a Asia Today si han valido la pena los 3,000 millones de dólares que el emirato ha invertido para deponer a El Assad, canalizando cientos de toneladas de armas a sus favoritos a través de Turquía y Jordania.
 
Además de pagar a cada rebelde 1,300 dólares mensuales --hay un extra de 1,000 por 'operaciones especiales'--, la familia real El Thani, señala, despachó a Siria a sus fuerzas de elite, compuestas por militares pakistaníes como en el resto de las petromonarquías del Golfo Pérsico que, siguiendo la tradición de la guerrilla afgana, suelen respaldar a los más fanáticos e intransigentes.
 
El diario de Hong Kong añade que se aproxima una ofensiva sobre la capital siria, con la que en agosto la insurgencia tratará de retomar la ventaja perdida después de la caída de Kusair. Para ello, Yarba no ha vacilado en pedir misiles antiaéreos y antitanque a sus protectores saudíes; la guerra se prolongará y con ella el sufrimiento de los sirios.