Opinión

Ahí viene el 'Coco'

 
1
 

 

Gabino Cué.

Gil lo leyó en su periódico EL FINANCIERO. Beatriz Mojica, secretaria general del PRD, ha dicho que “la demanda de investigación en contra de José Antonio Estefan Garfias, candidato al gobierno de Oaxaca del PRD-PAN, es guerra sucia del PRI”. Gil entiende que guerra sucia es un pleonasmo, sino no fuera sucia, no sería guerra, o al revés, pero sería otra cosa: un diálogo, una comida, un brindis, una charla, una siesta, un poema, en fon. Gamés propone que se empiece a decir: esto es parte de una guerra limpia a favor de nuestro candidato, se le agradece a los adversarios su gentileza.

Lo que está más allá de los adjetivos y más acá de los hechos son las pruebas que ha reproducido su periódico EL FINANCIERO de los estados de cuenta a nombre de José Antonio Estefan Garfias en el Broadway Bank en los cuales se pueden ver depósitos millonarios en dólares. Al mismo tiempo, el diario ha reproducido el cable de la embajada de estados Unidos en la cual se alerta de la investigación contra Cué y socios. Con la pena, pero lo que se ve ni se pregunta.

PON, PON, TATA
Comuníqueme con el Coco Castillo. ¿Coco?, andan molestando por mugres 287 millones de dólares, a ver qué se te ocurre, Coquito, tú traes una cola de siete mil millones y tan campante. Desde luego, José Antonio Estefan Garfias ha negado con rotundidad que esas cuentas le pertenezcan, afirma que falsificaron sus estados de cuenta y que ya denunció este acto que tanto lo desprestigia ante la fiscalía. Mju. Todos, por favor, se ponen su chupón: qué vileza, al candidato del PRD-PAN le han falsificado sus cuentas. Cuánta bajeza. Ahora todos con sus sonajas en la mano digan en coro: la guerra sucia contra Estefan Garfias es una canallada. Mju.

Por los mismos rumbos, el PRI ha pedido que se investigue la red de corrupciones que en estos días cubren de fango a los políticos de Oaxaca. Sí, Gilga sabe que el estruendo electoral necesita de escándalo, carne en el hueso de la infamia, pero ¡canastos!, siete mil millones de pesos en las mega cuentas del Coco Castillo no son enchiladas.

Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa), el PRI considera que hay razones suficientes para acreditar que el candidato aliancista Estefan Garfias, Gabino Cué y Jorge Castillo incurrieron en lavado de dinero al transferir millones de dólares a cuentas de Estados Unidos. De verdad, Alí Babá y los 40 mil ladrones. Mejor: miles y miles de alibabás.

A Gamés sólo se le ocurren diálogos reales de tan inverosímiles: Coco, transfiere algún dinerito a nuestras cuentas en Estados Unidos; de paso, sepárame unos aserrines para mi casa de Oaxaca. Con cinco o seis millones de dólares podré tener una humilde morada.

MÁS DEUDA, MENOS ESTADO
También en su periódico EL FINANCIERO Gilga leyó esta noticia: “En sólo siete meses de gobierno, Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán, ya rebasó el 60 por ciento de las deudas que en seis años adquirieron sus antecesores perredistas, Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy. Para leer lo que sigue, la lectora, el lector y el lecter necesitarán de Tafil y Paxil: “en su sexenio, Lázaro Cárdenas contrató con los bancos más de ocho mil millones de pesos y Leonel Godoy siete mil 400 millones de pesos. En siete meses, Aureoles ya debe cinco mil 200 millones de pesos. La deuda total del estado alcanza 38 mil millones de pesos”.

Gil le pregunta al viento y a su corazón simple: ¿38 mil millones para destruir un estado? Al menos, esa cantidad no logró impedir que el estado quedará reducido a cenizas. Gamés supone que muy pronto saldrán los depósitos millonarios de un selecto grupo perredista en cuentas de Estados Unidos. Alguien dirá que se trata de una infamia, que le robaron sus cuentas a la mala. Gil no quisiera favorecer la anti-política, pero cerrar los ojos y bailar mientras viene el Coco, la verdad parecería un poco demasiado (oco-oco).

Sí, los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Mientras los camareros se acercan con la bandeja que sostiene el Glenfiddich, Gamés pondrá a circular la máxima de Mark Twain por el mantel tan blanco: Honestidad: la mejor de todas las artes perdidas.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Diversidad
Despensas sin gorgojo
Diálogos en el infierno