Opinión

Aguas de Mayo

No hay que hacerse muchas ilusiones, no será suficiente la fiesta brasileña del Mundial de Futbol como para distraer la atención de lo que verdaderamente preocupa a los mexicanos.

Será un mes completito en el que la afición del mundo girará en torno a un balón. Pero los expertos como Goldman Sachs no le dan a la selección mexicana más de tres partidos y entonces de vuelta a la cruda… realidad.

El tema del crecimiento sacó a muchos de su cómodo nicho y eso llevó a algunos estrategas a desarrollar la teoría del gato, de “caer para arriba”, mientras otros lo que han notado en las últimas semanas es mucho nerviosismo en el gabinetazo.

Dicen que es por la cercanía de las elecciones federales y la renovación de nueve gubernaturas, pero los cambios por venir se atribuyen a los tiritititos de los funcionarios.

A Eruviel Ávila le metieron tremendo susto, pues aunque muchos esperaban que dejara Toluca para ir a oficinas federales y no precisamente de visita, se quedó en la capital mexiquense.

Para la candidatura regia, todos los días se maneja algún prospecto de la Secretaría de Economía o de la Sedesol.

A Miguel Osorio Chong lo han dejado en paz un rato, pero siguen zopiloteando a Emilio Chuayffet.

Aguas de mayo, agitadas, pero por lo pronto todo tranquilo.

Gira de la izquierda

Se vieron muy activos Chucho Zambrano y compañía en las calles de Washington. Los invitó el Wilson Center a una mesa sobre la reforma energética, vista de desde la izquierda.

Pero ya estando allá estuvieron en el Banco Mundial y en el BID.

El embajador Medina Mora se vio muy bien, pues les organizó una cena con diversos personajes.

Dicen los malosos que el propósito de la gira de los perredistas es asustar a los potenciales inversionistas de que van a arriesgarse si invierten en México porque ellos van a echar para atrás la reforma.

A ver si no resulta que los asustados son los perredistas, viendo que ya no asustan ¡ni a los miedosos!