Opinión

Aguadé: Hay que preguntarle
al Poder Judicial

1
 

 

Aguadé

“Hay que preguntarle al Poder Judicial”, ataja el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) Jaime González Aguadé, cuando le pregunté qué había ocurrido con la conformación de los tribunales especializados en materia mercantil, que son los que conocerán de los casos en los que los acreditados caigan en mora y cuando los bancos tengan derecho a ejercer las garantías para recuperar el dinero prestado. Esa fue una de las promesas de la reforma financiera.

Era también una de las demandas más relevantes de los banqueros, que por años han sido relegados por el sistema judicial, sobre todo cuando un cliente cae en impago y se vuelve una tortura embargar el inmueble, el activo o cualquier colateral que inicialmente garantizó el crédito. Los tribunales especializados habrán de impartir justicia expedita al respecto, pero, según González Aguadé, se requiere capacitación y formación dentro del Poder Judicial para que puedan iniciar.

“Los beneficios de la reforma financiera no se dan de la noche a la mañana”, señala, al mismo tiempo que apunta que la Comisión ya emitió prácticamente todas las reglas que le correspondía establecer: decenas de circulares que sientan las bases para que, aunque hay “7 bancos” grandes, los otros 35 bancos operen en un terreno parejo para que puedan abrirse camino y competir mejor.

La CNBV reportó la semana pasada que el saldo de la cartera de la banca múltiple al 31 de diciembre de 2014 fue de $ 3,347 millones de pesos. De acuerdo a González Aguadé, el crédito está creciendo a un ritmo mayor de lo que crece el PIB durante los últimos años y, aunque la cartera vencida en el crédito al consumo también ha crecido, no es un tema que debe preocupar porque el índice de morosidad total es apenas poco más de 3 por ciento de la cartera total.

Hablé con Jaime también acerca de Ficrea. Retomó lo que sabemos: que Rafael Olvera es un pillo, que ya está siendo buscado por la PGR y la Interpol, y que su captura es cuestión de tiempo. Pero le pregunté si podíamos sospechar de algunos de los depositantes, y dijo que al menos resultaba extraño que ciertas personas que eran clientes de esa sofipo de repente –se tiene registro–, habían aparecido en actos públicos con Olvera, inaugurando sucursales, etc., lo que si bien no es delito per se, tampoco es una práctica común en el sector.

En mi opinión, la pelotita del sector financiero está en la cancha de los bancos y otros intermediarios financieros, que parecen atravesar un impasse de escasa innovación. Porque si bien el crédito crece, parece que la cautela se ha apropiado de los banqueros. Por eso, para salir de esa pausa, urge que el Poder Judicial ponga también manos a la obra.

También te puede interesar:
​Mancera, Mazatlán y las ciudaddes inteligentes
Virgilio, intachable
A ver si ya dejan en paz a Germán Larrea