Opinión

Aguacateros michoacanos,
en 'pie de guerra'

 
1
 

 

aguacate

El abuso acabó uniendo a los productores de aguacate que no sólo acuden al mercado de Estados Unidos sino abastecen al mercado nacional y a otras naciones en el mundo.

Era insostenible su situación. Les llegaron a pagar el aguacate de exportación a 13 pesos el kilogramo mientras que en Estados Unidos se llegaba a vender hasta 2.50 dólares por pieza.

Es decir, mientras al productor mexicano le pagaban la pieza de aguacate de exportación a 1.62 pesos mexicanos, en Estados Unidos esa misma pieza se vendía una semana después (medido también en nuestra moneda) en 44.30.

La diferencia era de dos mil 734 por ciento.

Eso sin contar que, no hace mucho, había que pagar a la criminalidad organizada el 'impuesto de piso' (llego a ser de mil pesos por hectárea por mes) o bien 0.50 pesos por kilo exportable. De hecho esto aún no se ha erradicado, para no hablar de 'levantones' y secuestros.

A esos 'impuestos' se llegó a agregar el pago por el traslado de la mercancía hacia los puntos de embarque aéreo.

Y si a eso se agregaba el mal pago de los empacadores (fundamentalmente empresas norteamericanas o mixtas con escasa expresión mexicana), con 20 o más días de retraso, y en pesos, la situación se tornaba imposible de sostener.

Hasta que los productores Michoacanos decidieron tomar las instalaciones de la autoridad que certifica la calidad de los frutos en Sanidad Vegetal, y estrangular a los empacadores que, sin aguacate que exportar, comenzaron a tener problemas de contrato por las sanciones previstas en ellos. Eso sucedió hace poco más de seis semanas.

Hoy el asunto no se ha resuelto pero al menos ya se les paga mejor la fruta tanto para exportación como para consumo doméstico. Se han establecido las vías de comunicación que ahora permiten que los empacadores (Fresh Direction, Calavo, West Tak), entre los más relevantes, paguen mejor los aguacates aunque aún no los pagan en dólares sino lo siguen pagando en pesos.

El caso es que ya los mexicanos que no vieron con buenos ojos la explotación y el abuso al que han estado sujetos desde que inició el boom del aguacate mexicano en Estados Unidos en la parte final de la década de los años noventa, y comienzan a organizarse para establecer empacadoras de los mismos productores.

Inicialmente son dos iniciativas las que van por ese camino y comienzan a platicar de cómo tener una representación directa de sus intereses con los compradores. De hecho ya la tienen.

Podemos informar que los clientes en Estados Unidos están dispuestos a recibir el aguacate con nuevas empacadoras (de productores) siempre y cuando sean serios y responsables en el cumplimiento de sus obligaciones.

Se tiene la perspectiva de recibir un financiamiento del Inadem para que con cuatro millones de pesos puedan comenzar a estructurar la nueva empacadora de productores pero se conoce que el total de inversión pudiera ser muy fuerte desde la compra de terrenos (que en este caso es el problema menos complicado de atender) hasta la compra de máquinas seleccionadoras que tienen un costo superior a los 15 millones de pesos cada una, requeridos de manera obligatoria para que el proceso sea posible de realizar con confiabilidad total para los compradores.

Sin contar por supuesto la inquietud que ha generado en los principales municipios aguacateros (son 27 de los cuales Tancítaro Michoacán es el más fuerte) la llegada de chinos con manifiesta intención de 'financiar' cualquier proyecto de innovación tanto en el aguacate como en el naciente y rentable negocio de las berrys. De ello escribiremos después.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Joven de 15 años fertiliza con su orina
Proméxico caza centros de innovación
Multinacionales en México, ¿contrabandistas?

>