Opinión

AgroBio espera luz verde a transgénicos

23 enero 2013 7:27

 
En el sector empresarial ligado al campo existe confianza en que el gobierno de Enrique Peña Nieto concluya con el mito de los cultivos con semillas genéticamente mejoradas en cultivos fundamentales como el maíz, que se ven como una alternativa viable para elevar la producción de alimentos sin necesidad de ampliar la frontera agrícola y maximizando, por supuesto, los recursos hídricos del país.
 
Se trata, sin duda, de un expediente largamente revisado por 7 entidades de gobierno y que ha pasado los filtros de los cultivos experimentales y pruebas piloto donde se ha garantizado la inocuidad de ese tipo de cultivos, y sobre todo se ha preservado a otros organismos vivos, entiéndase variedades de maíz blanco utilizadas básicamente como materia prima para las tortillas.
 
Del lado del sector privado la revisión y cumplimiento de la parte regulatoria ha estado a cargo de AgroBio, que tiene como presidente ejecutivo a Alejandro Monteagudo y que ha apoyado las gestiones realizadas por empresas de la talla de Monsanto y Pionner, entre otras.
 
Por lo que toca al gobierno federal, los permisos son revisados por 7 entidades distintas, entre las que destacan la Sagarpa, de Enrique Martínez y Martínez y Semarnat, de Juan José Guerra Abud, por lo que no se exagera al decir que será la actividad económica más vigilada, ya que ni siquiera el negocio financiero tiene que atender la elaboración de reportes para esa cantidad de dependencias.
 
Sobra decir que el cultivo de transgénicos de maíz, de darse luz verde, vería sus primeras cosechas en 7 meses en los estados de Sinaloa y Tamaulipas, donde se han solicitado permisos para cultivar 1,000 hectáreas en cada caso.
 
También habrá que atender que en la cruzada contra el hambre que ha iniciado el gobierno federal, una mayor disposición de alimentos podría ayudar en gran medida, toda vez que según la medición de pobreza hecha por Coneval en 2010, alrededor de 28 millones de mexicanos sufren algún grado de carencia de alimentación.
 
Como sabe, el maíz es el principal producto agrícola del país, y si bien se han hecho esfuerzos para elevar la productividad por hectárea, aún se tiene que importar maíz a razón de 2,500 millones de dólares al año que bien podrían quedarse en nuestra economía.
 
Añada otro dato por demás preocupante, y es que de un consumo nacional aparente de 30.2 millones de toneladas de maíz al año, para 2020 -que está a la vuelta de la esquina- será de 40 millones de toneladas, de ahí la urgencia de incrementar la capacidad de las tierras para producir más con una variable que cobra más peso, y es el cambio climático, que ha incrementado los riesgos de heladas y sequías en varias regiones.
 
Para AgroBio los beneficios del maíz transgénico son muy altos, ya que, entre otras cosas, permitirán reducir el uso de fertilizantes, amén de que se ha demostrado que los organismos genéticamente modificados tienen mayor tolerancia a herbicidas, a la resistencia de plagas y a la falta de agua.
 
En otras palabras, a este gobierno le tocará romper con el mito de los transgénicos del maíz.
 
La ruta del dinero
 
Ya que hablamos de la producción de alimentos, el programa Saber Nutrir, que empuja Grupo Herdez, que preside Héctor Hernández Pons Torres, presentará hoy los resultados de su primer año de ejercicio: un millón 23,000 horas de educación nutricional fueron recibidas por miles de niños pertenecientes a 68 comunidades rurales y 500 escuelas primarias en siete estados de la República. Añada la entrega de 24,000 paquetes nutricionales, la construcción de 150 estufas ecológicas, 70 sanitarios ecológicos, 111 granjas avícolas y la operación de siete empresas sociales.
 
Para 2013 Saber Nutrir refrendó su meta de un millón de horas de educación nutricional e incluirá dentro de su estrategia a diez comunidades de la zona mazahua del Estado de México, brindándoles la oportunidad de acceder a los alimentos necesarios para una mejor nutrición, vía marcas como McCormick, Herdez, Barilla, Yemina, Del Fuerte, Doña María y Embasa...
 
Entre los empresarios mexicanos que han puesto el tema de la responsabilidad social como prioridad, anote a Fernando García Zalvidea a través de la propuesta de La Ciudad de la Alegría en Cancún, Quintana Roo, que se ha convertido en un referente de atención de personas de la tercera edad y con necesidades especiales. Como parte de esa labor, el empresario hotelero organiza el X Torneo de Golf de la Ciudad de la Alegría 'Juega y extiende tu Mano Amiga', a celebrarse el próximo 16 de febrero, donde participarán más de 140 golfistas cuyo amor por ese deporte se convierte en una manera tangible de ayudar a quienes más lo necesitan.