Opinión

Agenda electoral 2017

 
1
 

 

Eruviel Ávila

¿Qué está en juego? Tres gubernaturas: Estado de México, Coahuila y Nayarit, así como 212 ayuntamientos en Veracruz. Asimismo, la fortaleza de los principales partidos para la elección presidencial de 2018. Quien gane la gubernatura del Estado de México tendrá un impulso político significativo (y también presupuestario); si la pierde el PRI será un revés simbólico casi fatal: detonaría la expectativa de que ese partido camina a la derrota en 2018.

Las cuatro entidades acumulan 23.3 por ciento de la lista nominal de electores de todo el país. En el Edomex, siendo la entidad más poblada y con mayor presupuesto, podrán salir más personas a votar, pues cuenta con 10.8 millones de electores (INE, 2016).

Coahuila y el Estado de México nunca ha sido gobernadas por otro partido diferente al PRI. En Coahuila este partido enfrentará el fantasma de la corrupción, como ocurrió en Chihuahua y Veracruz en 2016. La sombra de presunta corrupción y endeudamiento que dejó Humberto Moreira, quien gobernó ahí entre 2005 y 2011, así como las revelaciones que ha hecho el diario Reforma de presuntos acto de corrupción del gobierno actual a través de empresas fantasmas (semejante a Veracruz), pueden ser el flanco que corroa la fuerza del PRI y lo lleve a la derrota.

El Estado de México es un caso diferente porque ahí el PRI es muy poderoso y enfrenta a partidos de oposición que han sido incapaces
–hasta ahora– de construir una coalición con un candidato atractivo (aunque no debe descartarse hasta que venza el plazo de registro el 23 de enero). Después de sus malos resultados en las elecciones de 2016, el PRI se juega su bastión más importante. El partido mantiene la delantera en intención del voto y el propio presidente de la República
–quien gobernó la entidad entre 2005 y 2011– será el coordinador de facto de la campaña y quien decida al candidato.

Por su parte, Nayarit solamente ha experimentado una alternancia en 1999, cuando una alianza de varios partidos –incluidos PAN y PRD– logró la victoria con un expriista a la cabeza (cuyo gobierno ha sido señalado por mediocre y corrupto). Obviamente, seis años después el PRI recuperó el poder y ha gobernado la entidad desde entonces.

Nayarit es el único de los estados con elecciones en 2017 donde se ha observado alta competitividad electoral. El actual gobernador, Roberto Sandoval (PRI), obtuvo la victoria por una diferencia de siete puntos, pero su antecesor, Ney Sánchez (PRI), apenas tuvo una ventaja de cuatro puntos frente a su contrincante Miguel Ángel Navarro, de la alianza PRD-PT-PRS. En contraste, el PRI ha disfrutado victorias holgadas en el Estado de México y Coahuila. En 2011, Eruviel Ávila ganó con una diferencia de 41 puntos frente a Alejandro Encinas, y el actual presidente Enrique Peña Nieto obtuvo 23 puntos de ventaja. Este año, ese panorama podría cambiar.

Estas elecciones son importantes porque son la antesala de los comicios de 2018, en las que se elegirá un nuevo presidente y se renovarán ambas cámaras del Congreso de la Unión (cuyos nuevos integrantes podrán ser reelectos consecutivamente a partir de 2021 para diputados y 2024 para senadores).

Finalmente, 2017 puede ser el año en el que se consolide Morena como la tercera fuerza política a nivel nacional. Si el partido obtiene buenos resultados, Andrés Manuel López Obrador saldría fortalecido para la contienda presidencial. Esto pondría al PRD ante la disyuntiva de continuar sus alianzas con Acción Nacional o reintentar –con la humillación que ello implica– que AMLO los acepté como aliados.

Twitter:
 @LCUgalde

También te puede interesar:
Paja y rollo
Raja política
2016