Opinión

Aeroméxico brindará esta Navidad con Delta

 
1
 

 

Aeroméxico

El mercado ya anticipó en gran medida lo que se espera que con alta probabilidad ocurra este viernes: Aeroméxico se unirá a Delta, en un acuerdo de colaboración sin precedentes, que potenciará a la línea aérea mexicana y que coronará el extraordinario manejo que ha hecho Andrés Conesa durante su gestión. ¿Por qué ocurrirá esto? Porque, como se supo el jueves, el Departamento de Transporte de Estados Unidos autorizó finalmente la intención de ambas de asociarse, y flexibilizó las condiciones que había establecido para que se llevara a cabo. Ese fue el secreto.

Debe destacarse que esta es la primera vez que el DOT modifica una resolución preliminar. El hecho de dividir en dos fases los condicionamientos que puso para que ambas firmas se deshagan de slots —posiciones de despegue y aterrizaje— tanto en el Aeropuerto de la Ciudad de México como en el John F, Kennedy de Nueva York, es lo que está haciendo toda la diferencia respecto de la primera versión, que no tenía esa flexibilidad. En la industria aérea 12 meses son un siglo, y ceder únicamente 14 pares de slots en el AICM y dos en JFK durante 2017 es un cambio de premisa fundamental porque la asociación hace mucho más sentido financiero.

Esta será una de las Navidades más gozosas de Eduardo Tricio y Andrés Conesa. Esta es la primera vez que se autoriza una alianza de este tipo para una línea aérea mexicana. Que Delta ostente 49 por ciento de Aeroméxico potenciará a la línea mexicana, al ser también la primera vez que, en el marco del nuevo acuerdo bilateral entre Estados Unidos y México, ocurre una asociación de esta naturaleza.

Ambas líneas están esperando un valor de mercado potenciado por los 25 millones de pasajeros que se transportaron el año pasado y que actualmente crece a 8.0 por ciento. Pero esa tasa se ve incluso muy conservadora hacia el futuro, porque el acuerdo bilateral la incrementará aún más.

Vale la pena resaltar que la molestia generada en semanas pasadas en México porque el DOT se estaba metiendo con la asignación de slots en el AICM fue subsanada, porque se dijo que los slots tendrán que ser cedidos “siempre y cuando los potenciales beneficiarios demuestren que no han podido acceder a slots en dicho aeropuerto”. La diplomacia funcionó, y México sigue estando en posibilidad de probar que la metodología de asignación de slots aquí es adecuada.

Animosa, Aeroméxico responderá el viernes próximo para cumplir en tiempo y forma con el plazo establecido por el DOT. Tendría que ocurrir una catástrofe para que la aceptación no se dé. Entretanto, la empresa seguirá proactiva; como el viernes, que anunció una nueva ruta, la cuarta a Canadá: volará desde la CDMX a Calgary a partir del 1 de junio.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
La marea, explicada por Hacienda
El enemigo no es Trump: Larry Rubin
AMLO: Respetaré la autonomía del Banxico