Opinión

Administración familiar por objetivos

 
1
 

 

Finanzas familiares. (blog.banesco.com)

Las finanzas familiares tienen retos similares a las empresas, como por ejemplo tomar decisiones a tiempo, contar con un esquema de prioridades, incluso, establecer objetivos de corto plazo y metas para periodos más largos. Por eso, es factible aplicar conceptos de planeación estratégica y de gobierno corporativo.

Resulta frecuente la queja de haber fracasado en los sueños, sin darse cuenta siquiera en qué momento empezó a alejarse de ellos. Dichos como “debí comprar una casa”, “la jubilación no me alcanza” o “me hubiera gustado que mis hijos estudiaran en una universidad privada” pueden eliminarse con una buen planeación.

Al igual que una compañía, tenemos la opción de sólo vivir al día o, en un sentido proactivo, trascender en búsqueda de la eficiencia administrativa y financiera para crecer.

Es posible cuantificar ingresos, gastos, activos, pasivos o nivel de apalancamiento.

Podemos adoptar un criterio de rentabilidad; tan simple como que las salidas deben ser menores a las entradas. Esto genera ahorro y solventa problemáticas inesperadas. Así como se habla de los negocios que perduran, es factible pensar en finanzas personales estables a lo largo del tiempo.

Por ello es recomendable que la administración sea orientada hacia objetivos claros y medibles.

Esto nos ayudará a establecer mínimos de bienestar.

El exceso de deuda perjudica a las empresas y a los hogares, por eso es crucial reducir y, de preferencia, eliminar el crédito sobre el consumo diario.

En todo caso, apalancarse para el crecimiento como podría ser la adquisición de una casa; la educación de los hijos o establecer un negocio.

Por mucho que se gane, requerimos liquidez y la sugerencia es evitar disponer por arriba de 85 por ciento de los ingresos, con el fin de tener solvencia y ahorrar.

Por eso las compañías tienen un área de tesorería que le dedica tiempo a programar los “picos” en los gastos.

En el terreno de las inversiones es conveniente diversificar el riesgo mediante un portafolio que eleve la rentabilidad y reduzca la vulnerabilidad de los movimientos intempestivos en los mercados.

La visión estratégica también se aplica al ámbito familiar y para alcanzar las metas es necesario una comunicación eficiente entre todos sus miembros.

Trabajar con base en presupuestos y programación de gastos implica ceñirse a cierta disciplina y vivir conforme a las posibilidades reales del estatus económico en donde se encuentran.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Equidad de género en las finanzas personales
¿Eres global? Tienes opciones de cobertura
¿Cómo nos llevamos con nuestro dinero?