Opinión

Adiós, Santiago Nieto

   
1
   

   

santiago nieto

México siempre fiel, al menos a la simulación. Ayer se cerró el vergonzoso capítulo de Santiago Nieto, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales y Emilio Lozoya.

En un párrafo, la periodista Claudia Guerrero pudo meter la indiferencia, la manera en la que funcionan los contrapesos del poder y la cúpula que prepara el escenario “ideal” – para ellos– rumbo a 2018: “Las bancadas del PRI, PAN, PRD y PVEM acordaron este martes que la Cámara alta sesione hasta la próxima semana y, con ello, dejar vencer el plazo legal de 10 días hábiles para objetar la destitución de Santiago Nieto”. Así de fácil.

Una crisis que bloqueó los trabajos del Senado, que hizo aún más evidentes los intereses de cada partido, la injerencia del Poder Ejecutivo en el Legislativo, días de una parálisis legislativa que termina en lo de siempre: acá no pasó nada.

La declaración de Emilio Gamboa, coordinador de los senadores del PRI, rescatada por el reportero Rivelino Rueda, es lapidaria: “Lo cierto es que el viernes vence el plazo, y no hay materia que ver, y si no hay un arreglo, se mata este tema”. Habrá que anotar la hora de defunción, a darle vuelta a la hoja, el PRI ha hablado, Santiago Nieto ya no es tema.

¿En dónde quedó esa férrea defensa, que incluso había unido en una misma postura a los que parecen irreconciliables: Morena y los del Frente Ciudadano? ¿Dónde están todos esos senadores que dijeron ir hasta el fondo de la investigación? Al final los acuerdos cupulares sentencian a muerte más convicciones de muchos políticos.

Y frente a un desaseado proceso, la pregunta persiste: ¿el alfil que Raúl Cervantes dejó como encargado en la Procuraduría tenía o no la facultad de hacer esta remoción? ¿Fue el proceso correcto? ¿Y Nieto? ¿Ser un hombre de Derecho no alcanzó para defender su puesto hasta el final?

Se ha comentado hasta el cansancio la manera en la que se da esta misteriosa remoción. Otra vez nos encontramos en la incertidumbre de no saber cómo fue que llegamos a esto. Sabemos el inicio: una supuesta presión de Emilio Lozoya a Nieto por una investigación realizada en la FEPADE; después todo es confuso, en la bola de nieve están declaraciones del abogado de Lozoya, entrevistas de Nieto negando la información del diario Reforma días después, las transcripciones de los audios dadas a conocer por el periódico, tuits del extitular pidiendo una investigación de su remoción, tanto para terminar aventando la toalla. ¿Por qué?

En 23 años de existencia, la FEPADE ha tenido 9 titulares, incluido Santiago Nieto, y éste es uno más de los pendientes de una Fiscalía fundamental en la cuestionada vida democrática del país, que deja su autonomía e independencia, tan en duda como cuando tuvo en sus manos el caso de los Amigos de Fox o el Pemexgate, en los que, como siempre: no-pasó-nada.

En nueve meses México tendrá una de las elecciones más complejas, donde se avecina una carnicería de trampas de todos –incluidos aquellos que hoy se ostentan como independientes–, y la institución encargada de la investigación de delitos electorales no sólo no tiene cabeza, sino que el que llegue deberá tener el aval ciudadano o cargará con el estigma de la ilegitimidad del proceso de elección.

¿Por qué no tenemos hoy un fiscal electoral y por qué no defendió su puesto? Son otras preguntas que se quedarán grabadas con letras doradas en el muro de los misterios sin resolver de nuestra política nacional. Adiós, Santiago Nieto.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
La desilusión
¿Disfraz de impunidad?
Nuestro derecho, #Ciudadanía19S