Opinión

Adiós, doctor

No recuerdo una renuncia o destitución tan anunciada. De hecho, fue una especie de agonía lenta la del doctor Manuel Mondragón y Kalb al frente de la Comisión Nacional de Seguridad.

La relación entre el doctor Mondragón y su jefe, el secretario de gobernación, nunca fue buena. Cuando se supo que el presidente nombraría al exjefe de la policía de la ciudad de México como Comisionado de Seguridad Nacional hubo muchas cejas levantadas.

Miguel Ángel Osorio Chong tenía a su propio candidato para el cargo. No contaba con que las encuestas que calificaban muy bien al entonces jefe de la policía del Distrito Federal tendrían tanto peso en la decisión presidencial, el equipo cercano de Los Pinos nunca confió en él.

Mondragón se ufanaba de tener la relación directa con el presidente Peña Nieto y eso tenía más que incómodo a Osorio Chong. Era tan mala su relación, que el 22 de febrero pasado, cuando detuvieron a Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, hubo un episodio que determinó lo que vendría después.

Desde temprano, estuvieron reunidos los integrantes del gabinete de seguridad, encabezados por el propio Osorio Chong, aquel sábado. Discutieron durante horas la forma en que darían a conocer la noticia. Quién hablaría ante los medios de comunicación, qué diría y dónde. Pusieron énfasis en cuidar todos los detalles para respetar la nueva política de comunicación del gobierno federal en temas de seguridad y para evitar violar el debido proceso que luego pudiera dar armas legales a la defensa de El Chapo para liberarlo.

En todas esas horas de discusión, mientras los peritos de la PGR realizaban las pruebas para confirmar al cien por ciento la identidad de Guzmán Loera, en las que estuvieron presentes el secretario de la Defensa, el secretario de Marina, el procurador General de la República y el director del Cisen. Miguel Ángel Osorio Chong y Manuel Mondragón y Kalb no se dirigieron la palabra.

¡Discutían cómo darían a conocer la captura del capo del narcotráfico más buscado del mundo y el secretario de Gobernación y el Comisionado de Seguridad Nacional no se hablaron!

Eso tiene un antecedente importante. El doctor Mondragón y Kalb solicitó -y le dieron- una audiencia con el presidente de la República, pero no avisó a su jefe, Osorio Chong. Mondragón tenía planeado tocar varios temas con el presidente, incluyendo el de su renuncia, que finalmente no se habló.

Aquella tarde, al regresar de Los Pinos, sonó ‘la red’ en la oficina de Mondragón. Su jefe le reclamaba a gritos por haberlo ‘saltado’. La discusión subió de tono hasta que Osorio Chong colgó el teléfono.

Mondragón y Kalb sabía que sus días como comisionado de Seguridad Nacional estaban contados.

Por cierto...

Cuesta trabajo creerlo, pero así es. Se acaba de dar a conocer la Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones en los Hogares. Revela que el 46 por ciento de las mujeres mexicanas de 15 años y más sufrieron violencia en su vida de pareja o conyugal. El estado con menor índice de violencia fue Chiapas, con el 30 por ciento.

Hasta el viernes.