Opinión

¿Adiós al DF? ¿Así como así?

 
1
 

 

Reforma

Uno. ¿No le parece a usted más ruido que nueces, todavía, la “Reforma Política del Distrito Federal que nos hace oficialmente la Ciudad de México”? ¿La promesa de “Constitución propia” y de “derechos y libertades” que se dice ya vivimos los capitalinos? Confieso no encontrar el hilo del ovillo pese a tanta complaciente publicidad.

Dos. Y esto en medio de un gobierno nacional en su segunda parte (cuando la primera no fue buena); una jefatura local en plena campaña pro2018; una clase política improductiva pero sobradada de partidos y recursos subvencionados; una delincuencia tan bien organizada que se levanta en Estado Paralelo; poderes fácticos sin control. Ingredientes de un México que luego de subir la cuesta de enero, subirá la de febrero, y luego la de marzo, y después quién sabe.

Dos. En suspenso (o en stand by para sonar tecnócrata) quedan Tlatlaya, Iguala, Abarca, la Casa Blanca, las amigas del “Chapo” Guzmán, los desaparecidos de Tierra Blanca, Moreira y todo un altero de expedientes.

Tres. Y, para más confusión, ya viene el papa y se desata el dilema, no teológico de la liberación, no pastoral, protocolar, de dónde, a qué hora y en qué circunstancias (¿y si llueve?) se le entregarán las llaves de la ciudad (como si no abrumara de por sí a Francisco el llavero que le encomendó San Pedro).

Cuatro. En lo que se refiere a Constituyente, Constitución, CDMX, y demás, preocupa la confusión en cuestiones axiales. Venimos, sí, de Tenochtitlán, y el prodigio urbano comparable a Ragusa y Venecia, a su vez, de Cuicuilco y Teotihuacan. Sí, sí, pero somos y seguimos siendo capital de la República y sede de los poderes federales.

Cinco. ¿Cómo quedará eso de 31 Estados Libres y Soberanos y una Ciudad de México y/o CDMX? ¿Otra vez excepción? ¿Tanto barullo para una entidad federativa, que no Estado Libre y Soberano? ¿Mera autonomía como la del IFAI o la del IFE? ¿De eso se tratará? Más. Con tanto celo local, ¿requerirán salvoconducto el presidente, los legisladores y los ministros federales? ¿No obstante sus vicios de origen, se mudará el edificio del Senado pista del hielo o go-cars? ¿Se llamará el inmenso territorio del actual Distrito Federal, todo él, Ciudad de México? ¿La obra alusiva de Chava Flores quedará en prehistoria?

Seis. Salvo mejor opinión, tal y como quedó, el Constituyente en cierne informa un reparto, otro más, de poderes y partidos. Saque usted cuentas. No encuentro al pueblo, ni al de Polanco ni al de Ixtapalapa, ni al de Peralvillo ni al de las Lomas barrios que acabaron vecinos gracias a la Ampliación Reforma. Me esfuerzo pero no veo ni a los parroquianos de los bistrós de la Condesa y la Roma, pro tampoco a los habitantes de la colonia Agrícola Pantitlán, hijos sedientos de Zaragoza va para ocho meses (pero con los nos solidarizamos a fortiori a causa de los generales cortes del suministros del, diría un poeta cursi, “líquido elemento”.

Ocho. Por cierto, los de la Agrícola Pantitlán, se ahorraron el papelón de los diputados, verdes y logreros que, “diablitos”, intentaron colgarse a la protesta por la depredación de la Laguna de Tajamar. Y aprovechar el timo para unos tragos, surfear y demás en las playas de Quintana Roo. No se miden.

Nueve. Tornando al inminente Constituyente local, ¿en verdad se parangona con el republicano de 1824, el liberal jacobino de 1857, el revolucionario justiciero y redistributivo de 1917? Si de independencia se trata, ¿no era mejor esperar el cumplimento de la hipótesis constitucional (la mera mera Constitución) y esperar a que los Poderes Federales se trasladaran a otra parte para erigirnos, ahora sí, Estado, el Libre y Soberano Estado del Valle de México?

Diez. Pero la cosa, todo lo acusa así, va en serio (¿en serio?). ¿Y cómo nos llamaremos los chilangos? ¿Cedemexistas? ¿Capitalsocialistas? ¿Portiístas? Como escribía Alfonso Reyes, para nada mentado en estas fiestas pese a su Visión de Anahuac; como escribía Reyes en su diario (ya editado en su integridad) los días aciagos: “Estamos fritos”.

También te puede interesar:

Mexicano (a)

Antípodas

Fotografía y política