Opinión

Actualiza Ivanka Trump controversia sobre plagio de diseños

 
1
 

 

Ivanka Trump

Una reciente reclamación de la afamada marca italiana de zapatos Aquazzura en contra de la compañía de Ivanka Trump, ha puesto en la palestra la discusión sobre el plagio de diseños en la industria de la moda.

Lo cierto es que, cuando se compara el diseño del calzado original y el
modelo desarrollado por Ivanka, no queda la menor duda sobre la enorme similitud.

Las quejas que las empresas de alta moda han dirigido en el pasado en contra de diversas empresas de fast fashion, por copias de bajo precio de sus modelos no son nuevas.

A lo largo de las últimas dos o tres décadas, reconocidos diseñadores, especialmente italianos, han denunciado la práctica extendida que empresas transnacionales de la talla de Zara o Forever 21 siguen para plagiar sus diseños en cuanto son lanzados, para de inmediato confeccionar millones de prendas que son enviadas continuamente a los escaparates de sus miles de tiendas alrededor del mundo.

Los ahorros en costos de diseño son notables, mientras que los daños a los diseñadores se traducen en pérdida del halo de exclusividad que suele ser parte del elevado precio pagado por los consumidores de productos en ese limitado segmento de la alta moda. De hecho, son
célebres las restricciones que en eventos de presentación de nuevas tendencias y confecciones adoptan las empresas postulantes, a fin de evitar registros fotográficos de parte de los asistentes, que faciliten las copias posteriores.

Uno de los puntos medulares de la discusión descansa en la determinación, largamente postergada, de hasta que punto las leyes tutelares de la propiedad intelectual deben proteger como exclusivos diseños de vestuario, bajo el cuestionamiento de que la dinámica propia de esta industria hace ineficiente e inviable la carga que impone la burocracia registral asociada a la protección.

Por otro lado, las similitudes y redundancia de los diseños en esta industria hacen poco sostenibles los principios tradicionales de autoría.

En el caso de Ivanka, parte de la atención que ha generado el procedimiento obedece al interés de atestiguar su comparecencia a la Corte, al haber sido identificada como la ejecutiva que estaba a cargo de la toma de decisiones de este tipo en su compañía. Los abogados de la notoria hija del presidente de los Estados Unidos han negado categóricamente que exista el plagio, y se refieren a la demanda como un intento por hacer publicidad gratuita a la marca italiana a partir de la celebridad de su representada.

Será relevante conocer la postura de la Corte de Estados Unidos en el caso, de no llegarse a un acuerdo en las etapas preliminares entre las partes contendientes, de manera que se pueda revisar el viejo criterio de que ningún creador debe ser discriminado del sistema de protección de invenciones y obras estéticas y culturales.

Aquel viejo principio que, por cierto, permitió el ensanchamiento del sistema de Propiedad Intelectual hasta los grandes límites que hoy lo
definen.

Correo: mjalife@jcip.mx

También te puede interesar:

​Litigio contra Roku cuestiona marco legal


Choque de trenes entre Estados Unidos y Unión Europea en México por nombres de quesos


Trascendental decisión de la Corte en Ley 3 de 3