Opinión

Acostúmbrate a las minusvalías de los fondos

 
1
 

 

peso

Los acontecimientos económicos suelen parecerse a la hilera de piezas de un dominó; al caer una, va golpeando al resto hasta que ya no queda ninguna de pie.

La incertidumbre internacional ha presionado al tipo de cambio a niveles que afectan el proceso inflacionario; a su vez el Banco de México ejecuta una restricción monetaria a través de un alza de las tasas de interés de referencia.

Uno de los resultados es la caída en el precio del papel de deuda y por ende, se generan minusvalías en los fondos de inversión, como son los del ahorro para el retiro.

La deuda emitida a corto plazo funciona por lo regular por medio de un descuento.

Es decir, se fija un precio, restando un monto que al redimirse en el lapso estipulado garantice la ganancia pactada. Por eso, al elevarse las tasas de mercado la cotización del papel cae al compararse en forma negativa con los nuevos rendimientos mayores.

Por eso, en el momento de la valuación, los fondos resienten una minusvalía que se ve reflejada en los saldos de las cuentas personales de los inversionistas.

No significa que los instrumentos dejen de dar el rendimiento acordado, sino que el mercado los compra a precios menores. Al transcurrir el tiempo, los fondos rehacen su cartera y obtienen premios superiores, compensando la caída sufrida en periodos pasados.

Recordemos que el dinero de las Afore se dirige a Siefore, que son fondos de inversión especializados en el retiro y tienen este mismo efecto.

La dimensión de la minusvalía dependerá de la composición del portafolio, pues cada institución tiene una estrategia determinada entre documentos de renta fija, acciones, etcétera.

Los estados de cuenta son equivalentes a una 'foto' del valor en ese instante y la minusvalía se revierte al adquirir nueva deuda a tasas más altas.

Lo anterior no sucede con papel indizado a la inflación o que tenga de referencia una tasa variable como serían los Cetes, pues el rendimiento en automático se ajusta a las condiciones diferentes.

Sin embargo, dichos instrumentos tienden a ser a plazos mayores a un año.

En la medida en que sigan aumentando las tasas de interés podríamos ver este fenómeno en todo 2017 y en el caso de las Afore, lo importante es el rendimiento de largo plazo, por lo cual la elevación impacta favorablemente.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Urge ajustar el presupuesto familiar
La dura ‘cuesta de enero’
La salida de Carstens y mis finanzas