Opinión

Acento gastronómico

   
1
A de Acento

    

A de Acento

Dirección: Cuernavaca 85, Col. Condesa, Delegación Cuauhtémoc.

Teléfonos: 5260-4721

Twitter: @AdeAcentoRest

Horarios: Martes a sábado, de 13:30 a 23:00. Domingo, de 13:30 a 18:00 horas

Precio: $400-$700 por persona.

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo: Al menos una hora.

Compañía: Familia, amigos y negocios.


Primero fue la importación, distribución y producción de vinos, luego la idea de llevar al público algunos de los mejores productos en su tienda en Polanco, y ahora Paulina Vélez se estrena como restaurantera en una de las zonas más reñidas de la ciudad: la Condesa.

En Á de Acento el espacio es bastante relajado para ir a comer bien, con un menú que cambia según la temporada y los ingredientes más frescos, pero también para los momentos en los que sólo quiera aprovechar su extensa lista de bebidas para tomar una copa de vino o cerveza.

Aunque el menú es corto, la elección es difícil, pues cada platillo se antoja. Por ejemplo, el tartar de atún de Oaxaca, cubos de atún con vinagreta de limón, pepino, aceite de ajonjolí, soya y alioli. La presentación es sencilla, pero agradable, con una apariencia fresca. Al mío le hacía falta un poco de sal, pero con una pizca adicional resultó una entrada muy agradable para días calurosos.

De la ensalada templada de pulpo, la presentación resultó casi idéntica, lo que me hizo dudar de la originalidad del chef Víctor Zárate. El sabor me demostró lo contrario, con la mezcla del pulpo en temperatura perfecta, hongos rostizados, shiso y pepino agridulce que resultó en una propuesta compleja y vibrante, con toques de mar y tierra.

Comenzaba a enamorarme del lugar, pero el tamal de centollo redujo un poco mi emoción, ya que es un plato muy pequeño y el sabor del centollo se pierde bajo la gran potencia de la salsa de frijol aromatizada, que es riquísima —como para limpiar el plato con el pan calientito que dejan en la mesa—, pero opaca la carne de este crustáceo, que debería ser la protagonista del platillo.

La crema de lenteja y foie gras es una buena opción, especialmente cuando se atrapa un trozo de plátano macho, otro de tocino ahumado y un poco de cebada perlada. El gran ausente es quizás el foie gras, del cual hay sólo un par de pequeños cubos, aunque no se extraña cuando el resto de los ingredientes entran en acción.

Soy amante del pork belly, así que pedí el que sirven con pipián verde, chilacayotes, chochoyotes y cebollas encurtidas. El pipián tiene un gran equilibrio entre sus notas terrosas y la acidez fresca, y con la textura crujiente de los chochoyotes —pequeñas bolitas de maíz dorado— crean un buen juego. La carne tenía buen sabor, aunque un poco seca.

No pasará mucho antes de que Á de Acento se convierta en uno de los consentidos de la Condesa. Ojalá para entonces la cocina corrija los pequeños descuidos en sus platos y los meseros aprendan a concentrarse en cada mesa. Eso será suficiente para que sea una recomendación obligada.

Twitter: @ysusi

1
   

   

A de Acento
1
   

    

A de Acento