Opinión

Acción coordinada Banxico-Comisión de Cambios

 
1
 

 

Banxico

Hay una herramienta para cada propósito. Así lo parecieron demostrar Banxico y la Comisión de Cambios hacia el final de la semana pasada con el anuncio simultáneo de política monetaria y de reforzamiento de los esquemas de intervención cambiaria vigentes.

La aguda depreciación del peso frente al dólar continúa obedeciendo a factores externos y, como tal, no hay mucho que se pueda hacer localmente para cambiar dicha tendencia.

No obstante, existen riesgos que se gestan a nivel interno que llaman a acciones por parte de las autoridades locales. Estos riegos tienen como contexto el inédito proceso de normalización de la postura de política monetaria por parte de la Reserva Federal.

En este marco, las autoridades actuaron el jueves pasado de manera coordinada y con un espíritu preventivo, cada una a través de sus propios medios y bajo su propio sentido de premura.

Por una parte, tal como adelantamos en este espacio, la Comisión de Cambios optó por reforzar su compromiso con el funcionamiento ordenado del mercado cambiario, modificando algunos de los parámetros de los esquemas vigentes de intervención (con y sin precio mínimo).

En tanto, Banco de México, también en línea con lo adelantado en esta columna, optó por modificar el tono de su comunicado, inclinándolo claramente hacia territorio restrictivo.

Una herramienta para cada propósito. Ese creo yo fue el espíritu de la acción conjunta. Por un lado se enfrentó un riesgo con probabilidad alta, aquel ligado al funcionamiento desordenado del mercado cambiario, a través de una acción inmediata de la Comisión de Cambios.

En tanto, en el rubro de política monetaria se procedió en concordancia con la significativa relevancia de la política monetaria relativa, más allá de consideraciones cíclicas y con la flexibilidad que otorgan los bajos niveles de inflación.

Las medidas posiblemente no cambien la tendencia del tipo de cambio, y no creo que esa haya sido la intención, sino coadyuvan a atemperar la volatilidad y garantizar la liquidez en el mercado cambiario local; al tiempo que Banxico se prepara para reaccionar a los cambios en política monetaria relativa respecto a Estados Unidos.

Así, se valida la expectativa de una instrumentación de política bajo el espíritu de líneas de defensa en un entorno cambiario que claramente resiente la proximidad de la primer alza de la tasa de Fondos Federales por parte de La Reserva Federal.

Las líneas de defensa han comenzado a activarse, hay parque y espacio de maniobra en términos de política monetaria y cambiaria. No obstante, también nos encontramos en un mercado local con "alta beta" o sensibilidad a los choques externos. La proximidad de la primer alza de la Fed irá poniendo a prueba todo lo anterior.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Expectativa de la reunión de Banxico
Factores externos y mercados financieros locales
Incertidumbre financiera podría seguir presionando al tipo de cambio