Opinión

Abren la puerta a
la represión 

     
1
          

     

Protestas gasolinazo

En medio de la crisis que ha provocado el gasolinazo, los constituyentes decidieron no entrarle de lleno a uno de los más graves problemas que afectan a la Ciudad de México: las manifestaciones.

En el texto aprobado se señala: “La protesta social es un derecho individual y colectivo, que se ejercerá de manera pacífica sin afectar derechos de terceros”.

Perdón, cualquier manifestación en vías de comunicación o bloqueo afecta, obviamente, el derecho al libre tránsito.

O como señaló el constituyente Miguel Ángel Velázquez, esto simplemente abre la puerta a la represión.

Posteriormente se manifiesta en el texto aprobado que “las autoridades adoptarán protocolos de actuación en manifestaciones conforme a parámetros internacionales, dirigidos a la protección de las personas en el ejercicio de este derecho, sin vulnerar otros derechos”.

Con lo cual se abre la puerta a la actuación de la Policía, para inmediatamente señalar: “Queda prohibida la criminalización de la protesta social y la manifestación pública”.

Es decir, un texto nada explícito, ante un problema que afecta directamente a más de 20 millones de personas que se trasladan por la ciudad para ir a sus centros de trabajo.

Y si bien es cierto que los ciudadanos quedamos marcados por el 68 y que no estamos de acuerdo con ningún tipo de represión, también estamos hartos de todo lo que implican las manifestaciones, que en muchas ocasiones responden a grupos rentistas que vienen a chantajear a cambio de dádivas, como señala el constituyente Gabriel Quadri.

Los constituyentes podrían haber aprobado algún punto en el que se exigiera la transparencia de las negociaciones, como en su momento se hizo en el Politécnico Nacional.

El constituyente por MC, René Cervera, afirmó que se debería obligar a la autoridad a reportar los resultados de lo que solicitaron los manifestantes, porque no existe responsabilidad por parte de los políticos desde el momento en que se mantenga en la secrecía.

Y como señaló Gabriel Quadri, esto se ha convertido en un modus vivendi para los líderes, quienes la utilizan para la dádiva y el chantaje.

René Cervera asegura que para dar orden a esta situación se requiere de un gran acuerdo entre los tres niveles de gobierno, ya que muchas de las manifestaciones son para el gobierno federal; y explica que en la medida en que podamos distinguir las causas legítimas de los intereses ocultos, habrá un mayor margen para construir un gran acuerdo de gobernabilidad.

En definitiva, este es otro gran punto oscuro y de terribles prácticas corruptas que sólo fue tocado en la contradicción por el Constituyente.

IMPOSICIÓN EN NAYARIT
Y precisamente en este ambiente de hartazgo por parte de los ciudadanos a todos los políticos, pero en particular al partido en el poder, las alianzas entre el PRD y el PAN se podrían convertir en la alternativa para que hubiera alternancia en Coahuila y el Estado de México, además de ganar en Nayarit. Pero al parecer el PRD no avanza hacia ese camino.

La izquierda podría dinamitar la alianza en Nayarit, donde los propios perredistas señalan que el diputado y Galileo Guadalupe Acosta Naranjo quiere imponer a Leopoldo Domínguez, cuando realmente a quien le correspondería poner al candidato en esa entidad es al PAN, ya que es el partido con más votos.

La contienda interna albiazul se debate entre Antonio Echevarría y Leopoldo Domínguez; sin embargo, Acosta Naranjo, aseguran, presiona para tomar él la decisión.

Además, busca imponer a su esposa Sonia Ibarrola como presidenta municipal de Tepic.

Twitter: @ginamorettc

Correo: georgina.morett@gmail.com

También te puede interesar:
Alianza, hasta fecha límite
​Aprueban muerte digna
​Gobernadores omisos