Opinión

Abre marihuana amplios caminos a la investigación

17 mayo 2017 5:0
 
1
 

 

marihuana

La reciente decisión del Congreso, permitiendo el comercio en el país de productos medicinales elaborados con marihuana, representa un primer paso para la modificación sustancial del esquema prohibicionista. Más allá de la revisión de los argumentos de uno y otro lado, lo que esta sucediendo en el mundo es que empresas de todo tipo empiezan a preparar su arribo a los diversos mercados que están en formación; de hecho, el consumo recreativo se mira ya también como inminente, planteando rutas empresariales novedosas y lucrativas.

Si revisamos el número de marcas que han sido presentadas en la oficina de Estados Unidos para distinguir productos medicinales y marihuana en diversas presentaciones, se observa un incremento notable en los últimos dos años, que parece plenamente correspondiente con la liberalización que diversos estados han realizado en el mismo periodo. En el caso de nuestro país nuestra oficina de marcas (IMPI), refleja también un incremento de solicitudes de empresas extranjeras en relación a este tipo de productos, pero muy poca actividad de empresas mexicanas que muestren interés por estos mercados emergentes.

El número de marcas registradas es solo un indicador del interés que despierta en determinado sector un cambio regulatorio o un detonante comercial inesperado; el rubro en el que se suelen construir posiciones comerciales privilegiadas es el de patentes, del que, por cierto, nuestro país permanece rezagado e indiferente. A pesar de que ciertas tecnologías de raigambre nacional perdieron hace décadas el liderazgo, debemos reconocer que existe en el país una amplia infraestructura para poder liderar la investigación en ciertos campos en los que podemos ser particularmente competitivos. De hecho, son muchas las fórmulas herbolarias que como conocimiento tradicional han empleado la marihuana como ingrediente activo para fines medicinales, y que pueden ser punto de partida de investigaciones clínicas.

La modificación regulatoria abre ya la opción de que la investigación de aplicaciones médicas de la marihuana en universidades, pueda constituirse en uno de los ejes más importantes de este nuevo escenario. Hay que recordar que nuestro país es desde hace más de 20 años miembro del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), por virtud del cual cualquier patente nacional puede adquirir dimensión internacional con costos acotados y trámites simplificados.

En años recientes nuestro país ha visto pasar de largo oportunidades que los avances tecnológicos han generado y que otros países han aprovechado para impulsar sus economías. China, Corea, India y Brasil dan buena cuenta de ello. En esta coyuntura, la paradoja sería que la “mala yerba” se pueda convertir, en nuestro país, en fuente de una floreciente y próspera industria.

También te puede interesar:

Entra al Senado Iniciativa de Protección de Indicaciones Geográficas

Aplica Corte criterio salomónico en caso Alestra

Un diferente “día de la Propiedad Intelectual”