Opinión

A vote pronto

  
1
  

   

 [Cualquier ciudadano podrá registrarse ante la autoridad electoral para contender por algún cargo de elección popular / Cuartoscuro]

1. La victoria el PAN en Veracruz, Puebla, Chihuahua, Tamaulipas, Quintana Roo, Aguascalientes y Durango no tiene precedente. Nunca antes Acción Nacional había ganado tal cantidad de gubernaturas en una elección, y eso sin contar que en cuatro de esos estados el PRI llevaba 87 años en el poder.

2. El Revolucionario Institucional no está noqueado, pero sí en la lona. Si se toman como referencia las cifras y expectativas de Beltrones hay que reconocer que recibió una verdadera paliza. Pero cómo podría haber sido de otro modo. Los excesos, cinismo, corrupción e incompetencia de los gobernadores priistas son dignos de figurar en el récord de Guinnes. Y eso sin hacer referencia a la bajísima popularidad del presidente de la República, la corrupción, los conflictos de interés, la reforma fiscal y el dólar a 19 pesos. Se dice mucho que los mexicanos somos surrealistas y sí... pero no tanto.

3. Le elección en la Ciudad México confirma el gravísimo error de Mancera. La abstención de 71 por ciento muestra el desinterés de la ciudadanía en un proyecto de Constitución que nunca tuvo pies ni cabeza. Y, por si fuera poco, la elección del Constituyente ha convertido a Morena en la principal fuerza en CDMX. Regalo inesperado que le cayó del cielo. ¡Por favor, un silbato para el jefe de Gobierno! ¡Qué alguien lo salve!

4. López Obrador no dio el campanazo. Sus candidatos no se pudieron imponer en Veracruz ni en Zacatecas ni en Tamaulipas. Pero no hay que subestimar sus avances. En los primeros dos estados Morena se posicionó como tercera fuerza. El PRD, por su parte, sólo fue competitivo en Tlaxcala y, aunque en otras entidades fue en alianza con el PAN, en la mayoría de ellas apenas tuvo relevancia. Dicho de otro modo, la recomposición de la izquierda sigue en marcha: Morena y López Obrador ya desplazaron al PRD como primera fuerza en la Ciudad de México y están en proceso de consolidarse como tercera fuerza nacional.

5. Cada quien habla de la feria cómo le va en ella. El gobierno de la República va a interpretar los resultados del 5 de junio como un hecho en sí mismo, mientras que el PAN derivará tendencias favorables hacia 2018. Sobra señalar que son los panistas y no los priistas quienes tienen razón. Estas elecciones confirman las tendencias de 2015: la presencia de un voto de castigo fuerte, que da pie a la alternancia y la consolidación de un sistema de partidos segmentado, con el PRI y el PAN a la cabeza.

6. El arranque y las tendencias iniciales, que eran favorables al PRI y llevaron a Manlio Fabio Beltrones a hacer cuentas alegres, comprueban que las campañas, las denuncias y la propaganda hacen girar a los electores. Y reafirman que la corrupción es y será un tema central en la orientación del voto en 2018.

7. El campanazo, sin duda alguna, posiciona al PAN como un fuerte contendiente hacia la elección presidencial. La cuestión está en que el otro aspirante que se ha fortalecido y se perfila ya como candidato indiscutible es López Obrador. De manera tal, que a la luz de 2015 y 2016, donde la constante es el voto de castigo, la posición más frágil y vulnerable será del PRI. Porque, a final de cuentas, lo que estará en el centro del debate será la evaluación del gobierno saliente, en un contexto particularmente complicado en términos económicos.

8. Las alianzas fueron capitales en esta elección y lo serán en 18. El PRD, como cuarta fuerza política, no tendrá otra opción que sumarse a la candidatura de AMLO o ir con Acción Nacional. Apostar por un candidato propio sería suicida y, peor aún, si éste fuera Mancera.

9. La censura del INE y el Trife ha sido grotesca. Debería dar pie a una nueva reforma que simplificara y eliminara la sobrerregulación. Sin embargo, el propósito fundamental de esta legislación, impulsada por el PAN y el PRD, parece haber sido logrado: limitar el poder de los gobernadores sobre los consejos electorales locales; porque si no fuera así, hubiera sido imposible la victoria de la oposición en los estados donde no había alternancia.

10. La carrera por la presidencia de la República arrancó el 8 de junio del año pasado y sigue su curso.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
En jarras
Bala perdida vs. la chueca Hillary
Viñetas de un naufragio