Opinión

¿A quién pedirle un crédito, a un banco o al Infonavit?

 
1
 

 

Bancos (Especial)

El próximo año, como les adelanté el pasado 19 de octubre con la columna 'Los bancos le tienen miedo al Infonavit', se iniciará una de las batallas más interesantes en el sector hipotecario que no se había visto en décadas, con la entrada del Infonavit a la atención de la clase media.

Para temor y sobretodo enojo de los principales bancos del país, tras la reunión del consejo del Infonavit se hizo oficial que a partir del próximo año darán un monto mayor de financiamiento a sus afiliados por más de un millón 500 mil pesos a una tasa de interés de 12 por ciento, ahora en pesos y fija.

¿Todo eso qué implica? Que el Infonavit entra de lleno a competir de forma casi directa con los bancos. ¿Por qué de forma casi directa?

Porque la banca participa de forma activa en ese nicho que hoy no era el centro de atención del Instituto, el crédito promedio del sector bancario es de un millón 100 mil pesos y lo que otorgará el Instituto será un poco mayor y de forma directa. Además, a diferencia de la banca, si una persona tiene algún problema con el Buró de Crédito el Infonavit no le puede negar el derecho al acceso a ese crédito, aunque por parámetros de riesgo quizá le dé un monto ligeramente menor, pero no se le negará el crédito, como sí lo tiene que hacer la banca, que rechaza generalmente si hay un incumplimiento del futuro acreditado reflejado en su historial crediticio.

También significa que va por un segmento de ingresos mayores en el que estadísticamente el riesgo es menor, [porque] en el nivel de menores ingresos se tiene mayor rotación de empleos, más morosidad y el riesgo es mayor.

Hasta ahora el Instituto se había enfocado a la atención más intensa de las personas con menores ingresos, y todos aquellos con mayores salarios tenían pocas opciones para usar su subcuenta de vivienda, como el cofinanciamiento que es deberle a dos, al banco y al Infonavit, o bien no usar el dinero de su subcuenta y sólo optar porque sus aportaciones patronales vayan directo a capital.

Sin duda, este anuncio hecho por David Penchyna, tras ser aprobado por el consejo del Infonavit, prendió los focos rojos en el sector bancario, que veían ya con temor esta idea que se concretó y hoy la molestia es latente, aunque no de manera pública.

Si bien hoy los bancos ofrecen menores tasas de interés de 12 por ciento, el próximo año con el incremento de la tasa de referencia el margen sin duda se achicará y los futuros acreditados, sobre todo al interior del país que busquen adquirir una casa de un millón 500 mil pesos, ahora sí tendrán la opción de elegir deberle a un banco o al Infonavit.

La competencia en el sector bancario es intensa, pero nunca con el organismo más grande de vivienda en América Latina, que asegura busca entrar a este segmento no por competir o quitarle negocio a los bancos, sino principalmente por viabilidad financiera, para prestar más a segmentos de mayores recursos económicos, lo que le dará sostenibilidad para seguir financiando a quienes ganan menos.

Esta batalla que iniciará en 2017 requiere aún ajustes de parte del Instituto, tiempo que tendrán los bancos para diseñar sus estrategias y ver cómo mantener el atractivo al menos para aquellos que están pensando el próximo año adquirir una vivienda en ese rango de precio. Por lo pronto la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
Bancos, ¿irresponsablemente optimistas?
Los nuevos cajeros de la banca, ¿sabes por qué?
Los eventos deportivos, el mejor lugar para innovar