Opinión

A pagar

   
1
 

      

DINERO

Enfrentar seriamente el tema de inseguridad requiere dinero. También otras cosas, pero sin duda, dinero. Con lo que gastamos actualmente es imposible que podamos enfrentar este fenómeno. Países parecidos a nosotros gastan entre 5.0 y 6.0 por ciento del PIB en seguridad, justicia y defensa. Nosotros apenas superamos 1.0 por ciento. Con ese dinero, el resultado está a la vista.

Para poder gastar más, es necesario que paguemos más impuestos. Ya sé que a nadie le gusta eso, pero debemos recordar que si bien México es la economía número 11 del mundo (en dólares PPP, la número 15 en dólares corrientes), medido en términos de recaudación y gasto público estamos en el lugar 140. Tanto la recaudación como el gasto del gobierno son incompatibles con el tamaño de nuestra economía. Por eso los servicios públicos son deplorables, y por eso no podemos resolver el tema de desigualdad y pobreza. Antes de impuestos y gasto, México es igual de desigual que los países de Europa Occidental o los salidos de ahí (Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda). Después de impuestos, todos ellos mejoran, y nosotros no. Porque cobramos poco y lo gastamos mal. Pero no hay forma de gastar bien cuando la recaudación es miserable.

Le doy números: deberíamos gastar por ahí de siete puntos del PIB en educación (pública) y cinco en salud (también pública); gastamos cinco y tres. En seguridad, ya veíamos, al menos cuatro. En pensiones también estamos en 4.0 por ciento del PIB. Las paraestatales requieren cinco puntos para operar (descontando el gasto en salud y pensiones de IMSS e ISSSTE). Póngale cuatro o cinco puntos para infraestructura, que son de la mayor importancia, y llegamos a 30 por ciento del PIB. Ese gasto es muy inferior al de los países europeos, que van de 45 a 55 puntos del PIB, e incluso al de Estados Unidos, que si contamos los gobiernos locales llega a 38 puntos. Pero nosotros no podemos ni siquiera llegar a 30 porque los impuestos que pagamos son una miseria. El año pasado, que fue récord en recaudación, todos los impuestos sumaron 14 puntos del PIB. Las paraestatales (sin Pemex) aportaron cuatro puntos y el petróleo otros cuatro puntos. Total: 22 puntos.

Si los ingresos del gobierno son 22 puntos, no hay forma de que pueda gastar 30. Ni siquiera si el gobierno fuera de santos y ángeles, que no lo es. La excusa de siempre para no pagar impuestos es que se roban el dinero, y si se lo van a robar ellos, mejor nos lo robamos nosotros y no pagamos. Es el grave defecto que ya comentamos en otra ocasión: no queremos leyes.

Pero esto hay que resolverlo. O bien pagamos más (es decir, una reforma tributaria que incremente impuestos) o bien gastamos menos (lo que no es posible, a menos que quieran que reduzcamos los derechos a educación, salud y seguridad). No podemos posponer la decisión, porque las calificadoras de deuda ya nos tienen amenazados. Van a esperar al próximo gobierno, pero si no hay reforma en ingresos y gastos de gobierno para fines de 2018, nos van a quitar el grado de inversión, y eso será una tragedia.

Otra vez: en los países que llamamos desarrollados, los gobiernos gastan entre 40 y 55 por ciento del PIB, y los ciudadanos pagan todo ese dinero. No se puede ser desarrollado sin hacer eso, salvo si decidimos reducir los derechos de la población. Eso es lo que tenemos que decidir, y lo tendremos que hacer en 18 meses. Más vale que le dedique un rato a pensar en esto, para que no lo agarren desprevenido.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Corrupción e inseguridad
Leyes
Nuestros problemas