Opinión

"A mí esas cosas de grupos no me interesan"

 
1
 

 

Convenciones. (cessamx.blogspot.com)

La reciente publicación del estudio “La relevancia económica de las reuniones en México-2016”, financiado por la Secretaría de Turismo, que encabeza Enrique de la Madrid, y realizado por Arik Staropolsky y Eduardo Chaillo, del cual nos hemos ocupado en este espacio durante las últimas semanas, ha suscitado diversos comentarios, de todo tipo, de gente que trabaja dentro de este sector específico o, por lo menos, que tiene que ver con el mundo del turismo mexicano.

Siempre resulta aleccionador escuchar o leer estas opiniones, principalmente porque provienen de personas que viven el día a día del ámbito de las reuniones, tanto de la parte turística como de la que no lo es, porque ellos conocen la realidad directa de esta industria que posee un alto valor de mercado en nuestro país.

La semana pasada publiqué algunas de las debilidades que, afirma el ya famoso estudio, acusa el sector. Un par de las que cité fue que la industria tiene tiempos de respuesta lentos a requerimiento y falta de entendimiento sobre las necesidades de los clientes: “no hay seguimientos oportunos y se pierde el negocio”, advierte el documento.

La otra era que los organizadores de eventos en México son 'generalistas' y están poco especializados. Y señalé que, ante estas puntualizaciones, habría que preguntarle a uno que otro organizador su opinión sobre este par de señalamientos, lo cual no fue necesario porque recibí un correo electrónico de Gabriel del Castillo González, de la empresa MS DMC, compañía que se presenta así: “Somos una empresa orgullosamente Mexicana, joven, comprometida, dinámica, exclusiva y profesional donde nuestros clientes puedan confiar en que sus expectativas serán alcanzadas y crear memorias que harán de su programa un éxito” (es sólo una párrafo de su presentación).

En su escrito, Gabriel expresa lo siguiente:

“Estimado Gustavo,

“somos una empresa especializada en grupos y convenciones desde hace más de seis años; nuestra base es Puebla y hace dos años incursionamos en Cancún y Riviera Maya; nuestro crecimiento ha sido moderado, pero constante, aunque con innumerables obstáculos económicos. En cuanto a tu artículo sobre las debilidades del turismo de reunión, me gustaría agregar algunos puntos con base en mi experiencia en el ramo de más de diez años:

1. No existe en la Sectur federal o estatales un apoyo, sistema, registro o capacitación enfocada a este ramo. Como experiencia personal me tocó que un secretario de Turismo de Puebla hace tres años me recibió para presentarle nuestro plan de acción para atraer reuniones a Puebla y su contestación fue: “A mí esas cosas de grupos no me interesan, yo quiero que los chilangos vengan a Puebla de fin de semana y se acabó”, cito textual.

2. Se critica por ser generalistas, pero como empresarios y al vernos forzados a pagar impuestos (ISR, nóminas, IMSS, Infonavit), muchos de nosotros nos vemos forzados a convertirnos en 'transportadoras' para poder cubrir los gastos fijos.

3. En cuanto a no dar seguimiento, en mi empresa, como muchos en el ramo, tenemos la regla de contestar cualquier propuesta en menos de 48 horas.

4. Creo que estos caballeros Arik y Eduardo no saben o desconocen lo que están haciendo y se guían en parámetros enfocados primordialmente para Estados Unidos.

“Espero sigas llevando estos temas a la mesa ya que, efectivamente, falta mucho por hacer en este ramo. Pero si nos unimos iniciativa privada y medios podremos presionar eficazmente a las secretarías involucradas con el fin de que apoyen este segmento tan importante en todo el país”.

Gabriel es un tanto rudo con Staropolsky y Chaillo, pero ese es su sentir y se vale expresarlo. Sólo le precisaría que las partes que le molestaron del estudio no son opiniones personales de este par de expertos en la materia, sino que precisamente su trabajo fue elaborar un documento que reflejara la realidad del sector de las reuniones. No resulta propositivo caer en el viejo lugar común de condenar al mensajero.

También recibí otro correo de Javier Silos, quien expone:

“Estimado Sr. Armenta,

“leí su artículo sobre turismo de reuniones y en verdad lo felicito de esta labor periodística trascendente.

“Si fuera posible quisiera su opinión sobre quién me puede orientar, estoy en un proyecto de un hotel boutique pequeño (cinco habitaciones en la Cd. de San Luis Potosí) y si puedo obtener un consejo de alguien que conozca el tema mucho que mejor.

“Agradezco sus comentarios y le envío un cordial saludo”.

Publico esta petición con la esperanza de que en la oficina de Arturo Esper Sulaiman, secretario de Turismo de San Luis Potosí, tomen nota de que aquí hay un empresario que está dispuesto a invertir en la industria turística del estado y necesita orientación.

A Gabriel y Javier, muchas gracias por escribir.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Las debilidades de la industria de reuniones en México
Cuestionan estudio de turismo de reuniones
La nueva "Biblia" del turismo de reuniones