Opinión

A mayor hartazgo por gobiernos, más votos

  
1
  

  

PAN

En cinco de los ocho estados donde hubo alternancia en las elecciones del pasado 5 de junio, subió la participación ciudadana, lo que muestra el hartazgo con los gobiernos estatales en turno.

Y esto se ve obviamente en entidades gobernadas por el PRI, pero también en Oaxaca, que estaba gobernada por la coalición PAN-PRD, lo cual es una muestra de que cuando la población sale a votar, la movilización de los gobernadores a favor de sus candidatos no obligatoriamente se impone.

Tamaulipas es, sin duda, donde se observó el mayor fenómeno de participación y de diferencia de votos entre el primero y segundo lugar.
Francisco García Cabeza de Vaca, quien fue sólo candidato del PAN, le ganó a su contrincante del PRI por 14 puntos, además de que el 56.23 por ciento de ciudadanos acudieron a las urnas, contra el 44.42 de la pasada elección de gobernador.

Situación similar se presentó en Quintana Roo, donde el PRI ni siquiera logró la operación cicatriz tras la elección interna, y Carlos Joaquín dejó al tricolor para ser candidato de la alianza PAN-PRD, con lo cual obtuvo el triunfo por casi 9 puntos de ventaja. En este estado la participación fue de 54.92 contra 44.35 de la elección anterior.

En Chihuahua, Javier Corral ganó por 8.3 puntos y también logró que un mayor número de ciudadanos salieran a las urnas, ya que participó el 48.55 por ciento, contra el 41.41 de la pasada elección.

En esta entidad el gobernador fue uno de los peor calificados debido a los problemas de inseguridad y la deuda que dejó en el estado.
En Durango, donde triunfó el panista José Rosas Aispuro, acudieron a las urnas 56.76 por ciento de los ciudadanos contra el 53.55 de la pasada elección.

También se da la premisa de mayor participación ciudadana como voto de castigo en Oaxaca, donde ganó el PRI, con Alejandro Murat, hijo del exgobernador José Murat.

El gobernador Gabino Cué, quien endeudó al estado, dejó crecer el problema del magisterio e impuso al candidato de la coalición PAN-PRD, perdió la elección.

Ganó el tricolor con 58.99 por ciento de participación ciudadana, contra 57.10 de las pasadas elecciones.
Sin embargo, en este análisis de la participación ciudadana hay un estado en donde esta premisa no funcionó a pesar del triunfo opositor. Se trata de Veracruz, donde gran parte de la campaña del gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares fue dirigida en contra del mal gobierno del priista Javier Duarte.

En esta entidad, de acuerdo con el PREP, ya que fue imposible sacar los resultados del cómputo, hubo una participación ciudadana de 53.61 por ciento en la pasada elección.

Mientras que en el proceso donde se eligió a Javier Duarte acudió a las urnas el 58.67 por ciento de los ciudadanos inscritos en la lista nominal.
Otro estado donde no subió la participación fue en Sinaloa, pero ahí hay muy distintas explicaciones de lo que sucedió. El gobernador Mario López Valdez terminó por regresar a sus filias priistas y apoyó al candidato tricolor Quirino Ordaz Coppel, además de que el PAN sufrió un terrible desgaste con la noticia de la chapodiputada Lucero Sánchez.
En Sinaloa, la participación ciudadana en la elección que llevó al PAN-PRD a gobernar fue de 58.29, y el pasado 5 de junio fue de apenas 49.67.

Y en Aguascalientes, donde en 2010 acudieron a las urnas el 54.28 por ciento, el pasado 5 de junio bajó a 52.48 por ciento.




Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Nueve aspirantes priistas
Poca transparencia
PRD, sin caudillos