Opinión

‘A los 55 años inicié una nueva carrera’

 
1
 

 

Gasolina bajará 2 centavos.  (Especial)

De todo lo que viví la semana pasada en Singapur, uno de los momentos más particulares ocurrió cuando un autobús pasó frente a mí con un gran anuncio publicitario. En él, la foto de un individuo de 60 años, canoso, estaba acompañado por la frase ‘A los 55 años inicié una nueva carrera’. La publicidad anunciaba un programa para reentrenar a la fuerza laboral del país e insertarla en la economía del futuro.

Más adelante, hablando con una singapurense mayor de esa edad, me explicó que la lógica del gobierno hacia la población es siempre para enfatizar las responsabilidades individuales en la gente. De ahí que el sistema de impartición de justicia incluya latigazos a quien viola ciertas leyes —que se suministran por un especialista, golpeando los glúteos y colocando un protector en la zona de los riñones—, y multas cuantiosas por tirar basura o hacer ruido. Lo que el gobierno de Singapur hizo muy bien fue ponerle ‘precio’ a todo, ya sea en la forma de castigos de vergüenza para quien rompe la ley; o de peaje diferenciado para quien quiere circular en la zona más céntrica de la ciudad. Para la venta de autos, por ejemplo, hay un número limitado de vehículos que se puede vender cada año. ¿Cómo se hace la gente acreedora a adquirir uno de ellos? A través de una subasta.

Los sistemas de precios resuelven en gran medida el reto de asignar recursos escasos en cualquier economía. En México no hemos logrado crear una cultura de precios integral. Por eso el tema de los ‘Dreamers’ es tan apetitoso para los políticos mexicanos: porque en lugar de que el gobierno simple y llanamente facilite la reinserción migratoria, todo mundo quiere acogerlos, apapacharlos, consentirlos y cuidarlos como si fueran desvalidos. La lógica no es de habilitación al individuo, sino de protección, reclamo de derechos y hasta cierta conmiseración.

Ocurre lo mismo con el precio de la gasolina. Ahora que está siendo liberado, el gobierno federal se deshace en explicaciones sobre por qué no puede seguir subsidiándolo. Esas explicaciones son correctas, pero cómo le haría bien a la sociedad una buena frase del Presidente Peña Nieto o de algún secretario diciendo que ‘cada quien se haga cargo de su nivel de vida y sus gastos’. El gallinero se incendiaría, sí; pero por algún lugar tenemos que empezar a enfatizar que la prosperidad individual debe ser resultado del esfuerzo de la persona y no de los auxilios gubernamentales que recibe.

Si vamos a jugar al capitalismo y a la competitividad, juguemos bien. Tanto la anodina idea de que el gobierno debe solucionarlo todo, como los políticos que la alimentan, están haciendo un grave daño a las generaciones futuras. El Estado solidario debe quedar atrás.

Twitter:@SOYCarlosMota

Correo:motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:

Samsung potenciará en México segmento “premium”


Tres mexicanos dijeron

Precio del agua subirá 30 por ciento