Opinión

A favor de las fotomultas

 
1
 

 

Tránsito. (Cuartoscuro)

Estoy a favor de las fotomultas. Que una cámara de fotografía en conjunto con un radar de velocidad detecte si he transgredido los límites de velocidad en las calles y avenidas de la ciudad de México –y en consecuencia envíen un castigo o multa por traspasar ese límite– me parece uno de los aciertos más relevantes del jefe Miguel Ángel Mancera.

Los ciudadanos debemos ser responsables en cada transacción en la que violentemos el orden legal, y si en una calle el límite de velocidad es 40 kms/hr, no entiendo por qué alguien que circula a 60 kms/hr se molesta si le llega una multa con fotografía del momento exacto en el que esto ocurrió. Reconozcámoslo: hay calles apacibles que de pronto sufren atorones de tráfico, y en las que cuando algún conductor frustrado logra desatorarse, pisa el acelerador para llegar de 0 a 100 en menos de diez segundos. Lo siento: hay que multarle.

Pero está creciendo la oposición a esta acción ejecutiva en la capital del país. El partido Movimiento Ciudadano (MC) ha estado propugnando incluso porque se desactiven los radares y cámaras fotográficas de la empresa Autotraffic, en tanto el gobierno federal no certifique que los equipos son confiables. Es una insensatez: un partido político pidiendo que se cancele la aplicación de la ley cuando todos los que habitamos esta ciudad hemos atestiguado en flagrancia la comisión de faltas cotidianas a los distintos reglamentos de Tránsito que han estado vigentes.

La polémica está creciendo. Hay grupos que propugnan por eliminar el nuevo Reglamento de Tránsito por su carácter punitivo. Pero eso es justamente lo que necesita esta sociedad: castigos. Las responsabilidades ciudadanas se han diluido ante los postulados liberales permisivos que han hecho de las leyes un conjunto de preceptos maleables y sujetos de interpretación. Cualquier intento por aplicarla es cegado en función de argumentos con supuesto carácter democrático. Hay una desfachatez rampante y muchos medios de comunicación se prestan además a darle voz a la laxitud con la que muchos quieren ver aplicar las leyes.

Ahora la Secretaría de Seguridad Pública tiene módulos para recibir quejas e inconformidades por las fotomultas, y dice recibir a más de 120 ciudadanos con aclaraciones. Esto implica que el gobierno capitalino tiene apertura; no obstante, Miguel Ángel Mancera deberá cuidar celosamente su sistema en estos primeros meses de instrumentación, porque el debate está subiendo y ahora se habla de insensateces como la “inconstitucionalidad” del Reglamento de Tránsito o la intervención de la Corte Suprema.

Hay dos palabras en las que se resume este problema. Para el gobierno capitalino, firmeza. Para la ciudadanía, pagar.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Eliminar la banda FM
Los “pobres” de México y el Papa
Coño, las cifras automotrices no sacian a recelosos