Opinión

A educar al 'Bronco'

1
  

   

Advierten que la relación del Bronco con la ciudadanía está en riesgo. (Especial)

Y empieza la guerra “limpia”. En Nuevo León, el coordinador de los diputados priistas, Eugenio Montiel Amoroso, presentó una iniciativa para que el gobernador, Jaime Rodríguez El Bronco ya no pueda decir groserías en actos públicos.

En caso de que se discuta y apruebe esta iniciativa, que está directamente dirigida al gobernador e incluso tiene plasmado su nombre, los funcionarios públicos de Nuevo León tendrán que cuidar su lenguaje, ya que de lo contrario serán sancionados.

Se pretende reformar los artículos 1, 3, 7 y 9 de la Ley para la Promoción y Cultura de la Legalidad del Estado de Nuevo León. Y con ello impedir que El Bronco y otros servidores públicos digan palabras altisonantes en eventos públicos, sobre todo cuando haya niños y adolescentes.

En el artículo 7 de la Ley, se reforma el párrafo primero con una adición en la que se señala “que será el gobernador del estado, quien en uso de su cargo deberá poner el ejemplo en el comportamiento del uso del lenguaje”. Más directo, ¡imposible!

Y en el artículo 9 se adiciona la fracción XV en la que se manifiesta que se emitirán recomendaciones a todos los servidores públicos que no se dirijan apropiadamente en actos públicos.

En la fracción XVI se establece que se recibirán “las denuncias realizadas por cualquier ciudadano del Estado, de los servidores públicos que hagan uso inapropiado del lenguaje”.

De acuerdo con la exposición de motivos, lo que detonó la decisión del líder de la bancada priista de enviar esta iniciativa fue el hecho de que en un evento de una escuela primaria “el gobernador del estado, Jaime Rodríguez Calderón no se condujo con la debida propiedad que ameritaba el caso, ya que se encontraban presentes docentes, así como estudiantes.

“Es importante mencionar que en el desarrollo de dicho acto público el gobernador se dirigió de una forma incorrecta, utilizando un lenguaje inadecuado con palabras anti sonantes (sic). No haremos hincapié en las palabras utilizadas, sin embargo consideramos que como servidor público y de acuerdo a la naturaleza del evento, que se desarrolló en una escuela primaria, se deben de cuidar siempre las formas”.

Esperemos que los diputados priistas no mantengan este nivel de discusión política, en la que buscan que impere la moral, en lugar de la transparencia, rendición de cuentas, buen gobierno y demás etcéteras que son los puntos que deben seguir con lupa del primer gobernador independiente en el país.

De cualquier forma nos permiten un momento de sano entretenimiento.

SE DISPARA LA ESPECULACIÓN
Con una devaluación o depreciación del peso, ya da lo mismo como se llame, hay quienes se aprovechan de la situación para sacar ventaja y un ejemplo de ello es que en Jalisco el kilogramo de tortilla se está vendiendo hasta en 18 pesos.

Sin embargo la tonelada de maíz se paga a los productores agrícolas en apenas tres mil quinientos pesos, por lo que los intermediarios son quienes aprovechan la situación para especular y enriquecerse.

El senador y líder de la CNC, Manuel Cota Jiménez explicó que la devaluación del peso no repercute en el precio de la tortilla, ya que se hace con maíz blanco y México es autosuficiente en su producción.

De acuerdo con cálculos de los productores, el precio de este alimento básico para la población mexicana debería ser de entre diez y 12 pesos, pero aunque esté sobrevaluada la tortilla, si los vendedores finales se ponen de acuerdo no quedará más que pagarla en 18 pesos.
Al tiempo.

Twitter:
@ginamorettc

También te puede interesar:
Derrota para Maduro
Ante todo, defensa de DH en Venezuela
¿Quién se impondrá: Mancera o el PRI?