Opinión

78 minutos diarios en pagar impuestos


 
Todavía falta mucho para que se concrete la reforma fiscal, pero el tema ya da de qué hablar.
 
En el arranque de esta semana, el titular del SAT se refirió a algunos de los lineamientos para el gran cambio fiscal que vendría en el 2014. El primero de ellos es la simplificación.
 
Sería muy bueno que fuera realmente así porque pagar impuestos en México es un dolor de cabeza.
 
De acuerdo con el estudio Doing Business, que elabora el Banco Mundial, en nuestro país hay que invertir en promedio 337 horas al año para cubrir nuestras obligaciones con el fisco.
 
Esto significa 28 horas al mes o 6.5 horas a la semana. Si consideráramos una semana laboral de 5 días, como hay en muchas oficinas, querría decir que 1 hora y 18 minutos de cada jornada laboral hay que ocuparlos en los trámites necesarios para pagar impuestos. Imagine la improductividad que eso genera.
 
Esto quiere decir que más o menos el 16% de cada día de trabajo debe destinarse a trámites fiscales. Es como si se dedicara un día completo de cada 6 días hábiles a realizar esas tareas.
 
En promedio, los países de la OCDE ocupan 176 horas al año, prácticamente la mitad de lo tiene que emplearse en México.
 
Si lográramos bajar a ese nivel, se estarían liberando alrededor de 40 minutos diarios para destinarlos a producir.
 
Esto sería uno de los impulsos a la productividad más importantes que se hubieran dado. Si el gobierno quiere alinear las políticas en esta materia, debe pensar la reforma fiscal no sólo desde la perspectiva recaudatoria sino también de productividad.
 
Una de las razones por las que hay que invertir tanto tiempo al pagar impuestos en nuestro país es porque el sistema tributario mexicano se ha diseñado para que los contribuyentes nos fiscalicemos entre nosotros.
 
Eso implica un conjunto de verificaciones, declaraciones informativas, referencias y demás que le permiten al fisco más facilidad al hacer su trabajo de revisión y verificación.
 
Son muchas cosas las que tienen que cambiar para que realmente haya simplificación fiscal. Veremos si realmente cambian.
 
Otro tema relevante en los comentarios del Jefe del SAT es el hecho de que se busque combatir la informalidad.
 
Los datos del INEGI, que hablan del 59% de la población ocupado trabajando en la informalidad, reflejan el tamaño que tiene esa problemática en México.
 
Como previamente le he comentado, la única forma de generar formalidad es haciendo costoso ser informal y dando muchos incentivos para volverse formal.
 
De lo contrario todo quedará en un discurso y las estadísticas van a reflejar tasas que no se mueven.
 
Si hoy existe tal volumen de informalidad es porque hay poco que perder si uno está en esa parte de la economía y mucho que ganar.
 
Sólo si se invierten esos parámetros las cosas van a cambiar. Ser formal es lo que debe traer consigo mucho que ganar y poco que perder.
 
Y, es probable que en un primer momento, el fisco debiera renunciar a recaudar y más bien se concentrara en registrar a los informales, generando incentivos, como por ejemplo créditos sencillos y baratos para quienes tengan registro fiscal.
 
Pero al mismo tiempo, debería haber castigos ineludibles para quienes sigan en la informalidad, para lo cual debe haber una decisión de las autoridades locales, que son las que podrían retirar de las calles a los informales.
 
¿Finalmente habrá esa decisión?
 
Gigas
 
Atentos y conocedores lectores nos llamaron la atención respecto a un error en la columna de ayer. La memoria RAM de la Mac Pro no es de 8 Mb, como equivocadamente quedó asentado, sino de 8 Gb.
 
Twitter: @E_Q_