Opinión

70 por ciento de descuento en
Saks Fifth Ave.

Me di una vuelta por Saks Fifth Ave. de Plaza Carso el sábado. La tienda estaba semivacía, a pesar de que en los Cinépolis de arriba no haya boletos disponibles para varias funciones, o de que los restaurantes como Vapiano estén llenos. Presencié un suceso inusual.
En el departamento de ropa para mujeres había notorios descuentos, de esos que no pueden pasar desapercibidos porque dominan el piso de ventas. Lo común era 40 por ciento de descuento, pero había varios rangos. Muchas prendas estaban a mitad de precio, y otras más con 60 y 70 por ciento de descuento. Un horroroso vestido de Dolce & Gabanna, a cuadros tipo escocés, ostentaba la etiqueta con 70 por ciento. Si no recuerdo mal el precio original era 31 mil pesos. Otra blusa negra estaba a mitad de precio, para quedar en alrededor de dos mil 500 pesos.

Pero lo más notorio de estos descuentos no es que los haya, ni la profundidad de la oferta, lo cual se celebra, sino la época del año en la que ocurre. Que dos fines de semana antes de la Nochebuena una tienda de lujo tenga que poner descuentos tan grandes no habla sino del fracaso que puede estar experimentando. Total. Completo. Estruendoso. Inequívoco.

No recuerdo otro episodio igual: que una tienda departamental en México monte ofertas de esta envergadura en plena temporada navideña es un síntoma gravísimo de que su modelo de negocio fracasó.

Parte del fracaso de Saks Fifth Ave. en México se puede explicar probablemente por lo que ahí se vende: todo lo que estaba en oferta se veía demasiado primaveral. Trajes de baño, camisetas delgadas, vestidos vaporosos… Me imagino la frustración de los gerentes de la tienda, anhelando tener las mismas prendas aquí que las que se venden en esta temporada en Estados Unidos, y no lográndolo.

Las ventas en Grupo Sanborns de Carlos Slim, donde consolida Saks, han estado sufriendo últimamente. En lo que va del año el aumento es únicamente 0.4 por ciento en términos nominales, por lo que si descontamos la inflación, la variación real es negativa. El grupo dijo en el último trimestre reportado que sus ventas del periodo se habían elevado 1.1 por ciento, y que de ahí se destacaba lo que habían hecho Sears –que logró un aumento de 2.9 por ciento– y MixUp –con 2.2 por ciento–. Esto no puede significar otra cosa más que una caída estrepitosa en las ventas de Saks Fifth Ave., para que el promedio arroje la cifra reportada. La empresa no desagrega las ventas de Saks.

Entretanto, The Hudson’s Bay Co., propietaria de Saks en Estados Unidos, dijo recientemente que allá la tienda está contribuyendo con una mayor “utilidad bruta como porcentaje de las ventas”.

Slim tiene un contrato a 15 años con Saks para el uso de su marca, del cual todavía quedan siete años.

Twitter: @SOYCarlosMota