Opinión

70 años de antojitos mexicanos

    
1
Los Panchos

    

Los Panchos

Dirección: Tolstoi 9, Col. Anzures, Delegación Miguel Hidalgo

Teléfonos:
5254-5430

Twitter: @lospanchosREST

Horarios: Lunes a domingo, de 09:00 a 22:00 horas

Precio:
$150-$300 por persona

Tiempo:
Media o una hora

Compañía:
 Amigos y familia.

Tarjetas:
American Express, Master Card, Visa, crédito y débito.


En una plática con dos de los cocineros que más admiro del país salió a tema una provocación que no pude resistir: “¿No has probado las gorditas de chicharrón de Los Panchos? Son las mejores”. De inmediato este restaurante se coló entre mi lista de pendientes.

Los Panchos abrió en 1945, cuando don Francisco —Pancho— y doña Carolina llegaron a la Ciudad de México desde Michoacán. Dicen que él era especialista en carnitas y que ella dominaba el sazón de un buen mole y otras salsas. Hoy sigue siendo un restaurante tradicional mexicano que ofrece opciones para todos los antojos en un mismo lugar.

La primera vez que lo visité fue un domingo por la tarde. Tras 10 minutos de espera, salivando por probar esas gorditas, nos avisaron que se habían terminado. Desilusionado probé otras cosas del menú, más de las que debí pedir. Cuidado, las porciones son generosas.

Hace unos días regresé y por fin conseguí gorditas de chicharrón. Cada una pesa 200 gramos. La masa de maíz apenas crujiente, pero fácil de morder, está rellena de una cantidad muy generosa de chicharrón prensado, lo cual es muy difícil encontrar. Aunque ricas, creo que estos dos cocineros exageraron al asegurar que son las mejores de la ciudad, pero agradezco que realmente sean de chicharrón, muy bien servidas.
Mi platillo favorito fue más bien el mole de olla. Pida el pequeño si quiere probar algo más. El caldo es denso y lleno de sabor, con una buena cantidad de suave carne de cerdo y verduras cocidas al punto ideal.

La sopa de tortilla es rica, aunque no sorprendente. Lo que hay que destacar es que sirven el caldillo de jitomate solo y las tortillas, queso, chile y chicharrón en un plato aparte. Mi abuela agradece que se haga así para poder comer la sopa mientras los ingredientes están crujientes. Personalmente, confieso, prefiero esperar a que se aguade todo un poco.

Entre los platos fuertes vale la pena probar las enchiladas de pollo bañadas en mole. Es un mole ligeramente dulzón, pero con el sabor de los chiles muy marcado, más no picante. Una buena opción para el desayuno, comida o cena. Las tortillas de los tacos y de las quesadillas también son para destacar: gruesas y con buen sabor.

Lo que cambiaría: personalmente me gusta que la textura de la pata de las tostadas sea suave, mientras que aquí es ligeramente dura y correosa. Las porciones podrían ser un poco más pequeñas para probar dos o tres cosas sin quedar a punto de reventar.

Lo que me faltó: el menú es largo, así que faltan muchas cosas por probar. Debo ir por las carnitas, que parecían un poco secas en la ración de la petrolera que sí probé, y también me quedé con el antojo del chamorro en carnitas.

Twitter: @ysusi

1
  

     

Los Panchos
1
  

     

Los Panchos