Opinión

64 veces aparece “calidad” en la iniciativa

Ayer se cortaron varias de mis llamadas por teléfono celular. Debieron ser cuatro o cinco. Otros cuatro intentos tampoco lograron materializarse y, aunque yo sabía que mi interlocutor estaba disponible, yo marcaba y escuchaba: “el número que usted marcó está ocupado”. Personas con las que converso al escribir estas líneas coinciden: “diario se me corta al menos una llamada”, me indican. “Te acostumbras”, apuntan. “Antes te enojabas, ahora sólo dices: se cortó”.

La calidad en el servicio de telefonía celular es algo que ha ido claramente a la baja. Bajar un vídeo en un smartphone es una tortura, y depende del momento del día, de la zona específica de la ciudad en la que uno se encuentre, y de lo pesado del vídeo si se logrará bajar o no. En otros países, con otros operadores, la cosa es diferente: simplemente baja y uno lo ve. Punto.

La palabra “calidad” aparece mencionada 64 veces en la iniciativa que el Presidente Peña Nieto envió a los legisladores anteayer para las nuevas leyes de telecomunicaciones. ¿Son suficientes? El texto entero tiene casi 85 mil palabras, así que “calidad” representa el 0.075 por ciento de la iniciativa.

Dicha palabra aparece asociada a frases como “calidad en los servicios a precios competitivos”; “Esta figura permitirá mejorar la cobertura y calidad de los servicios de los usuarios”; “Fijar los índices de calidad en el servicio a que deberán sujetarse los prestadores de los servicios”; o en el Art. 143: “El título de concesión de una red compartida mayorista incluirá, además de lo dispuesto en el capítulo correspondiente a concesiones de uso comercial, obligaciones de cobertura, calidad y precio.”

A los usuarios de un teléfono celular les importa muy poco que el Ifetel tenga tales o cuales atribuciones disminuidas; que el señor Carlos Slim tenga que esperar dos años para poder dar servicios de televisión; o que la SCT tendrá mega poderes.

Las rabietas del PAN y del PRD para protestar contra la iniciativa le resultan intramusculares al agricultor de Sinaloa que hoy quiere hacer una llamada a Ciudad Obregón y no la puede completar. Lo que le interesaría sería que la llamada se materializara (completa), y pagar un precio justo por ello. Punto.

La palabra “cliente” aparece ocho veces en la iniciativa. La palabra “buen” o “buena” aparece siete veces. A su vez, la palabra “satisfacción” aparece en cuatro ocasiones. La palabra “Constitución” aparece en 75 ocasiones. El vocablo “Instituto” se repite en 761 ocasiones. En contraste, “Secretaría” itera 133 veces dentro del texto. La palabra “precio” se menciona en 31 ocasiones.

El término “monopolio” aparece una vez en la iniciativa. El término “duopolio” no aparece.

Twitter: @SOYCarlosMota