Opinión

¡25 años!

Hace 25 años, en el entonces legendario bar de Coyoacán, El Hijo del Cuervo, se presentaron por primera vez a tocar en público. Son la banda de rock con más trayectoria en México y en América Latina. A partir de junio de 1989, esta banda originaria de Satélite, Estado de México, comenzó a presentarse en otros bares del Distrito Federal, hasta convertirse en la banda de rock de mayor éxito y popularidad en nuestro país. Estoy hablando de Café Tacvba.

En tan sólo cuatro años, para 1992, habían superado la venta de 40 mil copias de su primer disco. Café Tacvba ha ganado 6 Grammys Latinos, así como el mejor álbum latino de toda la historia, de Rolling Stone, MTV Leyenda, y el mejor álbum latino del año, que otorga iTunes.

A raíz del éxito de su primer álbum, Café Tacvba fue premiado con el doble disco de oro en México y la invitación a presentarse en festivales musicales del mundo entero. Desde entonces no han dejado de tocar y viajar. Cada año en México, Estados Unidos, España, Brasil, Colombia, Argentina, Perú u otro país, los Tacvbos llenan auditorios o estadios, repletos de fans de los 60 a los 20 años, que cantan y bailan durante todo el concierto.

El grupo está conformado por Rubén Albarrán, Emmanuel del Real, Joselo Rangel y Quique Rangel. Si bien el cantante principal es Rubén, los cuatro rockeros interpretan alguna canción, los cuatro componen y entre los cuatro recomponen cada pieza. Son una banda de rock, pero también son una familia.

Son, sin duda, la banda que más y mejor representa a la generación de mexicanos que hemos crecido de los 60 y 70 hasta ahora, y sin embargo sus fans siguen creciendo entre generaciones más jóvenes. Es admirable ver cómo se dedican a su principal pasión, componer, tocar y cantar, conectando con su público y transformando el ánimo de quienes los escuchan.

En México no somos mucho de reconocer el éxito de otros, de celebrarlo y aplaudirlo. Café Tacvba tiene cientos de miles de fans que seguramente desde su casa, poniendo un disco, escuchando en la fiesta o en el coche, agradecen la existencia de estos cuatro músicos. ¡A ellos cuatro y a todos los que los han acompañado 25 años, felicidades y muchas gracias!