Opinión

2017: Entre
la incertidumbre
y los buenos deseos

1
 

 

gasolinazo

El 2016 terminó con un estado de ánimo muy negativo y no era para menos, el peso se depreció cerca de 20%, la inflación cambió de trayectoria y de estar abajo del objetivo puntual de 3% del Banco de México se puso por encima, los mercados pusieron la deuda mexicana en perspectiva negativa por la elevada relación entre la deuda del sector público y el Producto Interno Bruto, la liberación del precio de la gasolina género todo tipo de especulaciones, los casos de corrupción que se dieron a conocer dibujaron un fenómeno realmente escandaloso, la cifra de homicidios por cada 100 habitantes, el indicador más sólido de la violencia, resulto el más alto del sexenio; y para completar este deprimente cuadro, ganó las elecciones presidenciales de los Estados Unidos un personaje que hizo declaraciones extraordinariamente negativas respecto del TLCAN y los mexicanos viviendo en el país vecino del norte.

Desafortunadamente el panorama para 2017 no parece muy alentador: las finanzas públicas están en una posición muy frágil y los precios de los bienes y servicios públicos van a presionar la inflación, como ya lo estamos viendo con el precio de la gasolina; la incertidumbre respecto del impacto de las primeras acciones de Donald Trump afectarán la inversión y la generación de empleos, como ya también lo estamos viendo en el caso de la Ford; las eleciones generarán un ambiente de encono entre las fuerzas políticas por culpa de políticos que no han entendido el desgaste que significa tener elecciones todos los años; no hay nada que permita pronosticar una disminución de la inseguridad y la violencia en el país; y la corrupción continuará generando signos de admiración en los inicios del Sistema Nacional Anticorrupción.

No obstante lo anterior, los especialistas en economía del sector privado que respondieron la encuesta del Banco de México en diciembre, prevén un año que puede ser calificado como regular, quizá mediocre, pero no malo, si tomamos en cuenta la media de los pronósticos para el 2017 del crecimiento del PIB (1.6 %), la inflación (4.13%) y número de nuevos asegurados en el IMSS (628,000).

La pregunta es si en los pronósticos toman en cuenta menores impactos de las acciones de Trump, gobiernos ahora si responsables en materia de finanzas públicas y creíbles ante los mercados, menor traslado a la inflación del tipo de cambio y los precios de los bienes y servicios públicos, mejores estrategias para combatir la inseguridad y la corrupción; y aspectos positivos del entorno, como la reforma energética, la mayor competitividad del turismo y las exportaciones o el buen desempeño del mercado interno y el sector agropecuario. Ojalá sea eso y no sólo buenos deseos.

*Profesor Asociado del CIDE

Correo: economia@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
El impacto en México de las medidas anunciadas por Trump en materia de inversión (II)
​El impacto en México de las medidas anunciadas por Trump en materia de inversión (I)
Lo que los vecinos del norte deberían saber (II)